Campaña medicina rural

Viernes, 12 Agosto 2022

Dr. Julián Ezquerra, secretario general de AMYTS: "Doblar jornadas en A.P. y atender 80-100 pacientes supone un serio riesgo para la calidad asistencial"

21/02/2012

"Medicos y Pacientes" inicia la publicación de una serie de entrevistas con responsables sindicales médicos a nivel autonómico para analizar la realidad de cómo están afectando las medidas diseñadas por las CC.AA. para paliar el déficit en el ámbito sanitario. La ronda se inicia con el doctor Julián Ezquerra, secretario general de la Asociación de Médicos y Titulados Superiores de Madrid (AMYTS), quien si bien reconoce que existe un buen clima de diálogo con la Consejería pone el acento en el riesgo que suponen algunas de las decisiones adoptadas relativas a la modificación de horarios y de turnos con especial incidencia en la A.P. y que pueden poner en peligro la calidad asistencial

Madrid, 20 de febrero 2012 (medicosypacientes.com)

Dr. Julián Ezquerra, secretario general de AMYTS: "Doblar jornadas en A.P. y atender 80-100 pacientes supone un serio riesgo para la calidad asistencial"

-¿Cuáles son los principales recortes aplicados al sistema sanitario en su Comunidad Autónoma?

En Madrid, la Ley 6/2011 de medidas fiscales y administrativas contempla una importante modificación de los horarios y de la retribución durante las situaciones de incapacidad temporal (IT). Se aplica de nuevo la jornada de 37.5 horas semanales. La mesa sectorial de sanidad tiene delegada la negociación para la aplicación de la nueva jornada, pero no hay acuerdo ni se prevé que pueda llegarse al mismo. La única condición que pone la administración es que la nueva jornada no represente aumento de la actividad asistencial, dejando claro que el único objetivo es una reducción en capítulo I, retribuciones del personal. Esto solo se obtiene reduciendo salarios o perdiendo personal eventual. Sobre la IT, estamos pendientes de ver como se aplica de forma definitiva dado que lo que marca la Ley supone no pagar los tres primeros días de una baja, abonar el 60% de la base reguladora hasta el día 20 y después el 75% de la base. Ante las numerosas manifestaciones de rechazo, ahora parece que  la Administración asimila al estatutario con el funcionario a estos efectos y por ello se cobraría el 100% los tres primeros meses y luego el 75% de la base reguladora. Esta nueva aplicación está por cerrarse.

-¿En qué cuestiones afecta a las condiciones laborales?

El nuevo horario, tal y como lo ha propuesto la administración, supone un importante cambio en las condiciones laborales. Pretenden que la guardia de los sábados sea de 24 horas, y que las 7 primeras no se abonen, pues las considerarían jornada ordinaria. Por otro lado, hay que cumplir 16 jornadas a turno cambiado, lo que representaría que algunas de las jornadas de los planes especiales de lista de espera de los hospitales, o las coberturas de ausencias entre médicos de centros de salud, no se retribuyan y sean a cargo de estas jornadas. En ningún caso quieren admitir que la nueva jornada sea ampliando en 30 minutos cada día.

-¿Cómo repercuten en la calidad asistencial?

Esto está por ver, pues aún no se ha puesto en marcha. Indudablemente, doblar jornadas en Atención Primaria, donde ya hay agendas que superan las 50 citas, y pasar a doblar y atender 80-100 pacientes supone un serio riesgo y deterioro de la calidad asistencial.

-¿Qué medidas piensa adoptar su sindicato a corto-medio plazo?

AMYTS ha manifestado su desacuerdo con estas medidas y ha iniciado una colaboración con el Colegio de Médicos, plasmada en un comunicado de prensa primero y una rueda de prensa conjunta posterior, que ha puesto en conocimiento público la postura contraria de la profesión ante estos indiscriminados ataques contra la sanidad pública y los trabajadores que la hacen posible. Hemos ofertado a la Consejería de Sanidad nuestra colaboración para garantizar que las medidas que se deban tomar, si es que realmente se necesitan, no atenten contra la calidad asistencial y no recaigan de forma exclusiva sobre las retribuciones, que en caso de los médicos han llegado ya hasta una pérdida del 25-30% en los tres últimos años.

-¿Existe predisposición al diálogo por parte de los interlocutores administrativos? ¿Cuentan con los profesionales?

El Consejero de Sanidad de Madrid siempre ha sido dialogante y nos recibe de forma habitual. Escucha nuestras propuestas, las debate y en ocasiones coincide con nuestros argumentos. Lo cierto es que la aplicación de la Ley 6/2011 está en estos momentos en manos de la Dirección General de Recursos Humanos, y su único objetivo es el anteriormente mencionado, reducir el gasto en capítulo I, por lo que estamos a la espera de poder establecer con el Consejero un acuerdo que permita ir más allá de un fácil recorte de retribuciones.

-¿Qué medidas son necesarias, desde el punto de vista del Sindicato, para preservar la sostenibilidad?

La Sanidad es un servicio básico para la población, y los médicos debemos ser garantes de la calidad y la prestación de servicio acorde con lo clínicamente correcto. Por ello les pedimos que nos escuchen, que nos dejen participar en el diseño de los “recortes” si es que son necesarios. Comencemos por recortar lo no necesario. Fuera las estructuras sobredimensionadas de gestión. Tanto en Consejerías como en Centros Sanitarios, menos burócratas y más profesionales. Queremos conocer los presupuestos y saber realmente en lo que nos movemos. Impuestos finalistas. Aplicación rigurosa de la evidencia científica en beneficio de la calidad. Protocolos y guías clínicas. Participación de Sociedades científicas  en la implantación de los mismos, respeto a los tiempos de consulta, pruebas diagnósticas y tratamientos conforme a evidencia. Decisión política para definir la cartera de servicios que podemos pagar, no más, y valor para decir a la población qué se puede y qué no se puede financiar. No dejar la responsabilidad a la aplicación voluntariosa de los médicos. Los médicos queremos ser partícipes de la Sanidad, despolitizarla, crear estructuras de gestión con peso clínico y no administrativo, queremos ser escuchados y respetados. Necesitados ser los garantes de la calidad asistencial. Llámennos y ayudaremos.

-¿Existe una acción coordinada entre Sindicatos y Colegios de cara a hacer frente a la situación actual?

Tal y como he mencionado anteriormente, AMYTS y el Colegio de Médicos están unidos frente a las dificultades que se nos plantean, haciendo que la Profesión sea una sola voz, alta y clara, con un mensaje único: la solución a esta crisis pasa por los profesionales.