Viernes, 24 Mayo 2019

Entrevista al presidente de la Comisión Deontológica del CACM

Dr. Hernández Gil: “La Comisión Andaluza de Deontología Médica pondrá en marcha una Cátedra de Profesionalismo”

Los miembros de la Comisión Andaluza de Deontología Médica tomaron posesión de sus cargos el pasado viernes. Con motivo de este acto, su presidente, Dr. Ángel Hernández Gil, concedió una entrevista a esta publicación en la que destaca la hoja de ruta que tienen marcada y las novedades que van a poner en marcha, como la creación de la Cátedra de Profesionalismo Médico 

Jaén 11/01/2019 medicosypacientes.com / R. M. Platel
Comisión Andaluza de Deontología Médica.

Además, del Dr. Hernández Gil, como presidente, la Comisión Andaluza de Deontología Médica  la componen el Dr. Joaquín Fernández-Crehuet Navajas, vicepresidente; Dr. Eloy Girela Lopez, secretario; Dr. José María Domínguez Roldán. Dr. Manuel Checa González, Dra. Maria Castellano Arroyo, Dr. Jaime Aparicio Santos, Dra. Pilar Martínez García, Dr. Javier García Monlleo, Dr. Enrique Villanueva Cañadas. Dr. Antonio Sánchez Pajares y Dr. Eliseo Collazo Chao. 

¿Qué supone para usted presidir esta Comisión?

Son varias las emociones que le alcanzan a uno cuando le llegan estos nombramientos. Inicialmente un sentimiento de sincera gratitud y agradecimiento tanto a mis compañeros de Comisión como al Pleno de Presidentes del Consejo Andaluz de Colegios de Médicos por depositar su confianza en mi persona para ejercer este puesto. Faltaría a la verdad si ocultara la inmensa alegría y satisfacción profesional que siento pues supone un honor profesional del más alto nivel, una inestimable recompensa al esfuerzo y trabajo personal realizado durante numerosos años de actividad profesional, docente e investigadora. Y como no puede ser de otra forma, un sentimiento de gran compromiso y responsabilidad ante el gran reto profesional y personal que inicio.

¿Cuál es la hoja de ruta que se ha marcado?

De entrada, continuar con la línea trazada por el Dr. Antonio Hernández Jerez, mi antecesor, quien, con una educación exquisita, presidió y dirigió la Comisión de modo eficaz y brillante. Supo dotarla de un ambiente en el que junto al compromiso por el trabajo imperan la amistad y fraternidad entre todos sus miembros.   

Desde el punto de vista práctico, debemos informar tanto en los conflictos que alcanzan el ámbito de nuestra competencia como en aquellos temas en los que se nos solicita opinión desde el Pleno de Presidentes. Pero existe unanimidad en nuestra Comisión que nuestro ámbito de actuación no debe agotarse en tales fines, sino que debe extenderse a la actividad docente, formativa e incluso investigadora.

 ¿En qué proyectos trabajan?

Esta Comisión acaba de impulsar, hace un par de meses, un protocolo sobre la certificación de la publicidad médica de calidad. Con este protocolo, pionero en España, que será llevado a cabo en los Colegios de Médicos Andaluces con la intervención de las Comisiones de Deontología, se pretende potenciar la calidad de la publicidad médica, la lucha contra la publicidad engañosa y el intrusismo, en defensa de los pacientes consumidores y usuarios que puedan reconocer a simple vista la publicidad veraz, que se ajuste a la deontología y a la buena praxis médica. Una vez emitido el protocolo, queda pendiente ponerlo en marcha, esto es, que tenga eficacia en la actividad diaria, siendo éste uno de los primeros retos que tenemos.

Por otro lado, estamos pendientes de aprobar un informe respecto a los conflictos deontológicos de los objetivos economicistas de las Unidades de Gestión Clínica que entendemos puede tener largo recorrido. Y existen otros proyectos, aún en fase embrionaria, pero que no tardarán tiempo en ver la luz.

¿Qué novedades pretenden poner en marcha?

Como ya he anticipado, esta Comisión no escatimará esfuerzos y sacrificio en la actividad formativa, docente e investigadora. Entendemos necesario fomentar y difundir entre los médicos todos los valores, actitudes, conocimientos, conductas o habilidades que integran el profesionalismo médico y que siempre inspiraron y guiaron tanto a la medicina como a aquellos profesionales que la ejercen. Valores como la excelencia, la responsabilidad o el humanismo son esenciales en una relación médico paciente en la que presida la plena confianza, que es fundamental en el acto médico. Si a ello le asociamos otros valores como la empatía, la compasión, la ilusión, el espíritu de sacrificio, el pleno sentido del deber o el altruismo, será fácil alcanzar la excelencia en el ejercicio de nuestra profesión. Para ello, esta Comisión considera que no existe mejor medio para lograr tales objetivos que la creación de una Cátedra de Profesionalismo Médico, y así se lo referimos al Pleno de Presidentes, que de modo inmediato nos trasladó el encargo de ponernos manos a la obra en tan bonito proyecto. Compromiso que asumimos con enorme ilusión y trabajo deseando que vea la luz en el menor tiempo posible.

La comisión está formada por auténticos referentes de este ámbito.

Sin desmerecer a otras Comisiones, será muy difícil volver a reunir a personalidades de la talla intelectual y humana como la de los profesores Villanueva, Castellano o Fernández-Crehuet, todos ellos catedráticos y auténticos maestros y referentes en el ámbito de la Deontología, Ética o Derecho Sanitario, dotados a su vez de una magistral capacidad docente. No puedo olvidarme del resto de mis compañeros, profesionales de reconocido prestigio (Dres. Aparicio y Dr. Sánchez), algunos vocales o exvocales de la Comisión Central (Dr. Collazo, Dr. Domínguez), jefes de Servicio (Dr. Checa, Dra. Martínez) y profesores universitarios (Dr. Girela). Asesorada en todos sus plenos por el brillante jurista Pérez Sarabia, experto en el ámbito del Derecho Sanitario. La sabiduría y el conocimiento que poseen todos ellos es todo un lujo para esta Comisión por lo que su actividad no puede quedar limitada a la emisión de determinados informes. No puedo negar que éste ha sido una de las causas que me movió a promover la creación de la Cátedra de Profesionalismo Médico. Y con este equipo profesional, intelectual y, especialmente humano, creo que el éxito está absolutamente garantizado.

Como miembro de la Comisión Central de Deontología, ¿qué valoración hace del borrador que se conoce de la actualización?

Inicialmente trasladar que sería una gran injusticia no recordar a todos los vocales de la Comisión Central que han intervenido en la elaboración del presente borrador. Nuestro presidente, el Dr. Serafín Romero trasladó a la Comisión Central la misión de renovar el Código en el Congreso de Deontología celebrado en Málaga en abril de 2017 y, tras un arduo e intenso trabajo, en septiembre de ese mismo año ya se había elaborado un primer borrador con importantes modificaciones y novedades bajo la brillante dirección del profesor Villanueva, y con la colaboración del Dr. Monés, la Profesora Castellano, el Dr. García del Río, el Dr. Abad y el Dr. García. Después con la renovación de la Comisión Central, y bajo la dirección del Dr. Rodríguez Sendín, la actual Comisión Central revisó dicho borrador realizándose nuevas modificaciones e incorporando otros capítulos, que tuvieron como fruto el Borrador que hoy tienen todos los Colegios de Médicos.

Desde mi punto de vista, entiendo que serán de enorme relevancia los nuevos capítulos de responsabilidad, de los nuevos medios de comunicación, de la seguridad del paciente o el de la atención a la violencia. La colaboración activa y sin fisuras por parte de los médicos frente a la violencia, especialmente en grupos poblaciones especialmente vulnerables, resulta esencial para su erradicación. Así mismo valoro mucho que se reafirme la posición actual respecto a las denominadas pseudociencias.

Otros temas que entiendo suscitarán interés y debate en el colectivo son las obligaciones deontológicas de las sociedades profesionales que prestan servicios médicos, la definición de acto médico especializado, la posición respecto a la gestación por sustitución y algunos aspectos de los trasplantes o de la atención al final de la vida.

Son temas en los que el debate siempre está servido y habrá que valorar la opinión de todos los médicos y la decisión final de la Asamblea de Presidentes.

El desarrollo tecnológico es imparable, la medicina ha avanzado más en los últimos 40 años que en los 2000 años anteriores. La renovación del último Código, de hace sólo 8 años, era una necesidad imperiosa, y en algunos aspectos –protección de datos, telemedicina, responsabilidad, atención al final de la vida- el nuevo Código de Deontología, sin duda alguna, supondrá un antes y un después en el ejercicio de nuestra profesión. Resultará apasionante observar cómo se desarrollan los acontecimientos.