Campaña medicina rural

Sábado, 26 Noviembre 2022

Dr. Garrido: “La reducción de cribados neonatales en Castilla-La Mancha es un paso atrás”

23/02/2012

El doctor Ramón Garrido, Presidente del Colegio de Médicos de Ciudad Real que ejerce como Jefe del Servicio de Pediatría del Hospital La Mancha de Alcázar de San Juan,  considera que la decisión de la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha (SESCAM) de reducir el número de cribados neonatales para detectar enfermedades metabólicas en los bebés es “un paso atrás”

Madrid, 22 de febrero de 2012 (medicosypacientes.com)

El doctor Ramón Garrido, Presidente del Colegio de Médicos de Ciudad Real que ejerce como Jefe del Servicio de Pediatría del Hospital La Mancha de Alcázar de San Juan,  considera que la decisión de la Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha (SESCAM) de reducir el número de cribados neonatales para detectar enfermedades metabólicas en los bebés es “un paso atrás”

La Consejería de Sanidad de Castilla-La Mancha ha reducido en 14 el número de cribados neonatales que se hacen a los bebés al nacer con la llamada prueba del talón y ha vuelto a realizar solamente 3, que son los que la ley establece como obligatorios, para detectar el hipotiroidismo, la heperplasia suprarrenal congénita y la fenilcetonuria.

En 2011 aprobó el cribado de un total de 17 pruebas para detectar otras tantas enfermedades raras, relacionadas con el metabolismo de los aminoácidos, de los ácidos orgánicos y de los ácidos grasos,  que si se detectan a tiempo y se prescribe el tratamiento adecuado pueden evitar enfermedades que producen retraso mental, trastornos del movimiento, alteración del crecimiento, pancreatitis, cardiomiopatía, en incluso, la muerte.

El doctor Ramón Garrido es miembro de la Comisión Técnica de Enfermedades Raras de Castilla-La Mancha y formó parte, junto con expertos en enfermedades metabólicas, de la comisión asesora técnica para la ampliación del cribado neonatal en esta comunidad autónoma. Asegura que estos recortes y restricciones, para los que no le han pedido opinión, lo único que ahorran es el reactivo que se usa para hacer las pruebas, un ahorro que no considera “eficiente”.

Teniendo en cuenta que en Castilla-La Mancha nacen cada año unos 20.000 niños, y que el costo aproximado del reactivo para la ampliación del cribado ronda los 10 euros por niño, el ahorro anual en esta partida es, según el doctor Garrido, “insignificante si consideramos las graves consecuencias que ello conlleva”.

El laboratorio de Talavera, donde se hacen estos análisis, ya no realiza pruebas parar detectar patologías como, por ejemplo, la “enfermedad de la orina con olor a jarabe de arce” que se caracteriza por un déficit progresivo en el consumo de alimentos, encefalopatía, vómitos, convulsiones, rigidez muscular y, finalmente, el coma. Los recién nacidos con esta grave de enfermedad suelen morir a las pocas semanas de vida si no reciben tratamiento y, aún en la forma más leve de la enfermedad, se produce retraso mental.

La situación de Castilla-La Mancha respecto a circunscribir el cribado neonatal a las tres pruebas que establece la ley es igual (con datos de 2010) que en Catalunya, Castilla y León, en Baleares y Canarias. Otras comunidades autónomas cuentan con un cribado neonatal para detectar un gran número de patologías, 26, en el caso de Galicia; 25, en Murcia, o 23, en Andalucía, que son las comunidades en las que se realiza el mayor cribado. (Se adjunta tabla por comunidades)

Este mayor cribado neonatal sigue la tendencia de países europeos de nuestro entorno como Alemania, Italia, Dinamarca, Holanda, Noruega, Inglaterra e, incluso de Portugal o Polonia, donde se llevan a cabo cribados para detectar 18 patologías diferentes. (Se adjunta también la tabla).