Lunes, 17 Junio 2019

Asamblea CGCOM

Dr. Fernando Carballo: FACME debe contribuir a generar conocimiento necesario para construir trayectorias de atención a pacientes “multidisciplinares y globales”

El presidente de la Federación de Asociaciones Científico-Médicas Españolas (FACME), Dr. Fernando Carballo, fue invitado a participar en la Asamblea General del CGCOM del pasado sábado para presentar un informe sobre el papel de las Sociedades Científicas y de su Federación (FACME), que, como expuso, debe contribuir a generar el conocimiento necesario para construir trayectorias de atención a pacientes “multidisciplinares, integradas y globales”

Madrid 26/01/2019 medicosypacientes.com/S.P.
Presidente de FACME, Dr. Fernando Carballo.
El Dr. Carballo afirmó que dicha gestión del conocimiento es necesaria para la mejor toma de decisiones posibles tanto en el paciente individual como en la atención sanitaria a grupos de pacientes.
 
Entre otros retos a los que FACME ha de enfrentarse destacó recuperar credibilidad ante instituciones sanitarias; potenciar la independencia crítica; alinearse con lo valioso en salud; y buscar proyectos de alto valor estratégico hacia los que atraer recursos desde las instituciones, la sociedad civil, la industria y el mecenazgo.
 
En cuanto a las prioridades de la Federación distinguió entre operativas como contribuir a la sostenibilidad del SNS, a través de una alianza para el desarrollo de la gestión clínica, y al desarrollo profesional continuo con especial foco en el conocimiento específico. También se refirió a otro tipo de prioridades que denominó “instrumentales” como la obtención del estatus jurídico que permita a los profesionales agrupados en la FACME ser interlocutores reconocidos.
 
Gestión clínica
 
Otra parte de su intervención estuvo dedicada a la gestión clínica, a partir del concepto establecido por el Foro de la Profesión Médica (FPME) como “modelo asistencial integrador, colaborativo y multidisciplinario que busca la mejora de la eficiencia y la calidad de la práctica clínica mediante la transferencia  de la capacidad de decisión y la responsabilización de los médicos en la gestión de los recursos utilizados en su ejercicio profesional, organizando y coordinando las actividades que se generan en torno a cada proceso asistencial”.
 
Al respecto, concretó el papel de las Sociedades Científicas en el desarrollo de la gestión clínica, centrado en la colaboración con la Administración en una serie de aspectos tales como la definición de requisitos y estándares para la mejora de la seguridad y eficiencia de la atención sanitaria; la definición de indicadores de calidad y de resultado en salud para la publicación de los mismos; el establecimiento de indicadores para la evaluación de resultados en los contratos de gestión; y la formación a los profesionales en conceptos de gestión, herramientas utilizadas en la gestión, indicadores, etc.
 
Estrategia de FACME en innovación
 
Además de contribuir a la sostenibilidad del SNS mediante el desarrollo de la gestión clínica, FACME aspira a aportar conocimiento mediante la innovación, evaluación e introducción de la tecnología. Para ello, dispone de dos grupos de trabajo: uno de evaluación tecnológica, coordinado por el presidente de la SERAM, Dr. Ángel Gayete; y otro de innovación, evaluación y uso del medicamento, coordinado por la presidenta de la SEFC, Dra. Cristina Avendaño.
 
En síntesis, y como resumió el presidente de FACME, las Sociedades Científicas gestionan conocimiento específico científico-técnico de alto nivel. Entre sus principales misiones está garantizar la calidad científico-técnica de la atención sanitaria. Ello puede ser posible contribuyendo a una mejor gestión de los recursos; promocionando una formación continuada de calidad, realizando investigación en servicios sanitarios y proporcionando criterios para la evaluación de resultados.
 
Asimismo, desde FACME se considera que las Sociedades Científicas deben colaborar en la identificación e implantación de innovación tecnológica de manera crítica e independiente, colaborando con las instituciones, con orientación a lo que aporte valor en salud. Complementariamente, deben contribuir a la retirada de la tecnología que no aporte valor en salud.