Lunes, 25 Marzo 2019

XXVII Escuela de Salud Pública de Menorca

Dr. Fdez. Torrente: “Es necesaria una conexión más estrecha entre la formación teórica en ética y valores y el ejercicio profesional real”

El vicesecretario general de la OMC, Dr. Jerónimo Fernández Torrente, reclamó una conexión más estrecha, real y efectiva entre la formación en ética médica y valores y el ejercicio profesional real de la Medicina. Así lo expuso durante su participación en el Encuentro que sobre “Competencias Huérfanas en la formación médica”, se celebra estos días en el marco de la XXVII Escuela de Salud Pública de Menorca

Mahón, Menorca 21/09/2016 medicosypacientes.com/S.P.
Vicesecretario gral. de la OMC en el encuentro de la XXVII Escuela de Salud Pública de Menorca.
El problema parte, a juicio del Dr. Fernández Torrente, de que si bien la enseñanza de la Ética y de los valores profesionales está presente en los planes de Estudio de muchas Facultades de Medicina, dicha presencia es “desigual y diversa, y sin puntuarse con más de tres créditos académicos cuando se contempla, puesto que hay centros en los que ésta ni siquiera aparece o, directamente, no consta”.
 
En el encuentro, patrocinado por la Dirección General de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad y la Sociedad Española de Educación Médica (SEDEM), el vicesecretario de la OMC no dudó en afirmar, al respecto, que la enseñanza de la ética y de la deontología “no han conseguido captar el interés suficiente y necesario de las Facultades y cátedras, como tampoco el de los estudiantes y Sociedades Científicas”. Asimismo, consideró que las actuaciones desde la esfera de los Colegios Médicos “es muy mejorable”.
 
“La calidad de la atención y dimensión ética en todos los actos médicos e intervenciones relacionadas “deben formar parte ineludible de la formación de grado médico y postgrado en todas las especialidades”. Por ello, como remarcó, “dicha materia debería incorporarse a un aprendizaje específico en una asignatura troncal y en cada asignatura clínica y/o quirúrgica”. 
 
El vicesecretario gral. de la OMC consideró “exigibles, desde el punto de vista de una profesión titulada, regulada, colegiada y comprometida con la sociedad y con los pacientes, las competencias en la formación médica sobre valores profesionales y humanismo médico, así como actitudes y comportamientos éticos”.
 
Y es que, como remarcó, “la importancia de nuestra profesión médica no radica tanto en los medios como en los valores esenciales de la Medicina aplicados a actuaciones profesionales”.
 
El Dr. Fdéz. Torrente aprovechó para recordar que el mecanismo de control de elaboración y aplicación de los Códigos de conducta profesional es una función estrictamente colegial, “que no puede ser delegada ni usurpada, ni tan siquiera por ley, por la Administración del Estado”. 
 
El vicesecretario gral. de la OMC exigió, finalmente, a las autoridades académicas y estatales una resolución para “el problema crónico de la diversidad de programas académicos que se imparten en los grados de Medicina en nuestro país”.
 
Durante el encuentro se analizaron algunos aspectos más sobre competencias transversales, de la mano de varios expertos, entre ellos, el Dr. Felipe Rodríguez de Castro, presidente de la Sociedad Española de Educación Médica (SEDEM), quien centró su intervención en el razonamiento clínico, al que considera “un reto tanto para médicos como formadores”.
 
Y es que, como aseguró, el razonamiento clínico “es una de las habilidades más importantes que debe adquirir un clínico. Todo el mundo está de acuerdo en que debe enseñarse y evaluarse”, sin embargo, reconoció su complejidad, y lamentó la falta de un consenso, hasta ahora, respecto a las bases fundamentales de dicho razonamiento clínico.
 
Durante su intervención, hizo un repaso a algunos de los aspectos conceptuales de dicho razonamiento, y a algunos de los modelos más aceptados.
 
Como explicó, el razonamiento clínico comienza con la recogida de datos en base al conocimiento, la experiencia, para dar paso a la representación mental y precisa del problema. Otros pasos importantes son determinar la relevancia de los datos y analizar su cronología, así como el diagnóstico diferencial e información adicional, además del reconocimiento de patrones, entre otros.
 
El presidente de SEDEM, finalmente, animó a los docentes a que colaboren con los estudiantes para que éstos puedan adquirir un conocimiento de la Medicina organizado y dotarse de unos procedimientos adecuados de resolución de problemas clínicos.
 
En este sentido, valoró positivamente que el estudiante pueda adquirir experiencia directa con pacientes reales con el fin de establecer nuevas conexiones en la memoria entre el material aprendido y las presentaciones clínicas, lo cual fomenta la habilidad de razonar.
 
El presidente de la Sociedad Española de Formación Sanitaria Especializada (SEFSE-AREDA), Dr. Jesús M. Morán, además, jefe de la Unidad de Docencia Médica del Hospital de Cruces, de Vizcaya, centró su intervención en este encuentro en la acción tutorial y la formación basada en competencias, en el marco de las especialidades médicas.
 
Cerró el turno de ponentes el director general de Ordenación Profesional del MSSSI, Carlos Moreno, con un breve repaso a lo que supone el desarrollo del R.D. 639/2014 por el que se introducen los criterios de troncalidad den la formación sanitaria especializada.
 
En este contexto, hizo alusión a la configuración de los programas formativos, a la constitución de las comisiones delegadas del tronco y a la renovación del Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud.
 
Destacó, además, la importancia y repercusión del nuevo sistema formativo de postgrado en relación con el desarrollo profesional continuo y la formación continuada “como apuesta por la búsqueda y garantía de la seguridad del paciente y la mejora de la calidad de los servicios”.