Lunes, 20 Noviembre 2017

COM Navarra

Dr. Cobo: “La solidaridad es la esencia de la profesión médica”

“La solidaridad es la esencia de la profesión médica”. Así lo puso de manifiesto el vicepresidente primero de la OMC, Dr. Tomás Cobo, en la recepción de alumnos del segundo ciclo de Medicina, organizada por el Colegio de Médicos de Navarra (COMNA) y la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra 
 
Pamplona 03/11/2017 medicosypacientes.com/ T.A.
Dr. Tomás Cobo
En la sede del COMNA, el Dr. Cobo, médico cooperante desde hace más de 15 años en Tanguieta (Benin) y en los campamentos de refugiados de Tinduf (Argelia), donde acude todos los años como especialista en Anestesiología junto con una expedición médico-quirúrgica de Cantabria, habló a los estudiantes de medicina de la solidaridad como esencia de la profesión, “no como una acción puntual -afirmó-, sino como una forma natural de vida de un  médico”.
    
“Habéis elegido -les dijo- una forma de vivir nuestra fugaz vida al lado de los más frágiles y esa forma de vida os exigirá muchos esfuerzos, pero un día, el más inesperado, pensaréis que todo mereció la pena y sentiréis la verdadera e íntima felicidad que proporciona ayudar a los demás”.
 
El vicepresidente de la OMC fue el encargado de pronunciar la Conferencia del acto de recepción de alumnos del segundo ciclo de Medicina, a los que habló de los valores de la medicina, de las funciones de los colegios de médicos y de la OMC, así como de sus competencias en el ámbito internacional.
 
Un acto en el que el presidente del COMNA, Dr. Rafael Teijeira fue el encargado de dar la bienvenida a los alumnos, junto con el Decano de la Facultad de Medicina, Dr. Secundino Fernández González. En el mismo también intervinieron el secretario del colegio, Dr. Julio Duart, y la presidenta de la Comisión Deontológica, Dra. Mai Caballín.    
 
El Dr. Rafael Teijeira y Secundino Fernández animaron a a los futuros médicos a formar parte de la vida colegial y a entrar en contacto con la profesión. “Aprovechad la oportunidad que os brinda el Colegio de Médicos, que nos representa a todos ante cualquier instancia y que actúa como nuestra voz. El Colegio vela, además, por la independencia del acto médico y garantiza su calidad técnica, científica y ética”, dijo el decano.
 
El Dr. Rafael Teijeira subrayó que la precolegiación es el resultado de una estrecha colaboración desde el año 1994 entre el Colegio de Médicos y la Facultad de Medicina. “La precolegiación acorta el puente entre los años de formación y la vida profesional. Aquí encontrareis un espacio para desarrollar vuestras inquietudes y para que tengáis un mayor conocimiento de la ética, la deontología y el ejercicio de la profesión”, dijo el presidente del Colegio a los estudiantes de Medicina. Algunas de las ventajas de la precolegiación son el contacto con la vida profesional y asociaciones científicas, la orientación en la elección de la especialidad y el acceso a los servicios del Colegio, entre los que se encuentran la Oficina de Desarrollo Profesional, la Oficina de Cooperación, la asesoría jurídica, la participación en cursos, seminarios y talleres de formación médica, el coro colegial o el aprendizaje de idiomas.
 
En la Conferencia del acto, el vicepresidente primero de la OMC hizo referencia al origen de los colegios profesionales de médicos que nacieron -dijo- por la delegación de la autoridad legislativa ante su “incapacidad de regular una actividad que exige una dedicación especial y exclusiva y que tiene como objeto algo tan delicado como es la salud”. “El origen y la razón de ser de los colegios está -afirmó- en su función reguladora de la práctica profesional”.
 
Señaló que, en el Estado del Bienestar, “las necesidades básicas se convierten en derechos civiles” y el derecho a la salud y a la asistencia sanitaria son reconocidos por ley. Habló a los estudiantes de la necesidad de establecer códigos para “regular los deberes imperfectos o privados, que uno mismo o un colectivo se puede exigir, pero que no pueden imponer a otros ni este te puede exigir”.
 
En concreto, hizo referencia al Código de Deontología Médica, un conjunto de normas que indican la “recta conducta moral” que deben observar los médicos colegiados en el ejercicio de su actividad profesional. Para el Dr. Cobo, este Código es un “exponente de la autorregulación de la profesión médica” y transparenta, frente a la ciudadanía el “compromiso de los colegiados de mantener las normas acordadas”.
 
Esta autorregulación plantea, en su opinión, un conflicto de intereses entre la profesión y el Estado, que se soluciona si aceptamos la co-regulación o regulación compartida. En este sentido, hizo alusión al Observatorio contra las pseudociencias, pseudoterapias, intrusismo y sectas sanitarias puesto en marcha este mismo año por la OMC, en base a la “responsabilidad profesional y colegial médica con la salud y la seguridad de los ciudadanos”. 
 
El Dr. Cobo esbozó a los estudiantes la representación de la OMC ante todas las organizaciones médicas y sanitarias internacionales, así como ante las instituciones de la Unión Europea en aquellos temas que afecten al ejercicio profesional y a sus aspectos éticos y deontológicos. Explicó que, a nivel internacional, la corporación médica está presente en la Asociación Médica Mundial (AMM) y en la Confederación Médica Latino Iberoamericana (Confemel) y, en Europa, está presente en cinco organizaciones médicas y mantiene relaciones bilaterales con las corporaciones médicas de Francia, Reino Unido, Portugal e Italia.
 
Además, colabora con la Organización Internacional de la Energía Atómica (OIEA) en el programa “Átomos por la vida”; con Naciones Unidas (ONU), a través del programa DNA-ProKids y DNA-ProOrgan y mantiene relaciones con los europarlamentarios españoles, con los que ha trabajado en temas como el informe de Soledad Cabezón para mejorar el acceso a los medicamentos.
 
En su exposición, también hizo referencia a las tres fundaciones con las que cuenta la OMC: la Fundación de Protección Social, la Fundación para la Formación y la Fundación para la Cooperación Internacional. Como médico cooperante y vicepresidente también de esta última fundación, explicó a los estudiantes los fines de la misma que están -dijo- directamente relacionados con la sanidad y protección de la salud, la cooperación para el desarrollo, la promoción del voluntariado y la acción social.
 
Entre las oportunidades que los colegios de médicos brindan a los estudiantes, el Dr. Tomás Cobo animó a los estudiantes a completar su formación con una experiencia de cooperación internacional “porque forma parte del ADN de los médicos estar al lado del más frágil”. Con el fin de sembrar la semilla de la cooperación entre los estudiantes, la Fundación para la Cooperación Internacional de la OMC (FCOMCI) ya ha establecido alianzas estratégicas con Facultades de Medicina para incorporar en sus programas de estudios una experiencia médico quirúrgica sobre el terreno en sexto de carrera”, subrayó Tomás Cobo.
 
A los estudiantes interesados en la cooperación internacional les recomendó formar parte de la Oficina de Cooperación del Colegio de Médicos de Navarra y registrarse en la FCOMCI, que mantiene permanentemente actualizada una bolsa de profesionales médicos al servicio de la Sociedad, las ongs, Organismos Internacionales, instituciones médicas y académicas, que trabajan en el ámbito de la ayuda humanitaria, la emergencia internacional, la Salud Global y la cooperación para el desarrollo en el ámbito de la salud. La Fundación proporciona también a los médicos y estudiantes cooperantes seguro médico y de vida y un certificado de idoneidad.