Martes, 20 Agosto 2019

Representante de OMC en UEMS

Dr. Aurelio Ariza: "La homologación de los procesos de acreditación de la FMC en el espacio europeo, en sintonía con la UEMS, es de gran importancia estratégica para la profesión"

El Dr. Aurelio Ariza, representante del CGCOM en la Sección Especializada de Patología de la Unión Europea de Médicos Especialistas (UEMS), opina en esta entrevista que la homologación de los procesos de acreditación de la FMC en el espacio europeo, en sintonía con la UEMS, es de gran importancia estratégica para la profesión médica. Otro aspecto que aborda es el de la modificación de la Directiva 2004/37/CE relativa a la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes carcinógenos o mutágenos durante el trabajo que garantiza la aplicación del formol en el ámbito sanitario
Madrid 10/04/2019 medicosypacientes.com
Dr. Aurelio Ariza.
El Dr. Ariza es doctor en Medicina y Cirugía, especialista en Anatomía Patológica y en Neuropatología, y catedrático de Anatomía Patológica en la Facultad de Medicina de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB). Asimismo, es representante del CGCOM en la sección especializada de Patología de la Unión Europea de Médicos Especialistas (UEMS), presidente de la Comisión Nacional de Anatomía Patológica y secretario de la European Society of Pathology. Además, es académico correspondiente de la Real Academia de Medicina de Cataluña. Ha sido premiado por el Colegio de Médicos de Barcelona (COMB) a la excelencia profesional.
 
-¿Cuáles considera principales retos de su especialidad en Europa?
 
-El reto principal de la Anatomía Patológica (también conocida, simplemente, como Patología) es ser capaz de producir informes integrados que aúnen toda la informacion de interés clínico extraíble de las muestras de tejido confiadas a los patólogos. Por el bien de los pacientes, es crucial que esa información no se disperse y se proporcione de forma inconexa y fragmentada, fuera de las coordenadas clínicas y morfológicas en que es preciso situar los hallazgos moleculares. El desarrollo efectivo de la potencialidad ilimitada de la medicina molecular depende de que no se produzca un divorcio entre las vertientes médica y molecular del nuevo paradigma. La Anatomía Patológica tiene el deber de actuar como puente entre ambas. Ciertamente, para que esta tarea integradora pueda desarrollarse con éxito se necesita abordar a alto nivel la escasez de recursos humanos que aqueja de forma muy preocupante al conjunto de la Patología europea.  
 
-Desde cuando participa en el entorno UEMS y que opinión tiene de esta longeva institución médica que ha cumplido recientemente 60 años?
 
-La UEMS viene cumpliendo un gran papel como mediadora entre los especialistas de los distintos países y las instituciones de la Unión Europea. Un buen ejemplo al respecto lo constituyen los logros habidos en la disolución de la amenaza de la prohibición del formol. Sin embargo, tras 60 años toca renovar y dinamizar las estructuras.
 
-Precisamente, entre los últimos pasos que se han dado en el marco de la UEMS figura incrementar la representatividad de las secciones a través del Advisory Board que amplía la participación en la toma de decisiones del Consejo de la UEMS ¿Qué beneficios reporta para el conjunto de especialidades?
 
-Creo que ese cambio facilita el acercamiento de los puntos de vista y la problemática de las diferentes especialidades a la estructura directiva de la UEMS y puede ser muy positivo.
 
-Para los especialistas españoles ¿qué valor representan los acuerdos firmados entre el CGCOM y la UEMS sobre acreditación de Formación Médica Continuada?
 
-La acreditación de la formación médica continuada ha resultado hasta ahora muy laboriosa, con diferencias notables de procedimiento según el territorio en que se celebre el evento a acreditar. Situar el proceso de acreditación en un entorno europeo, con criterios uniformes y créditos homologables, es algo muy valioso para todos los especialistas españoles. 
 
-Anteriormente, se ha referido al formol, contemplado en la reciente modificación de la Directiva 2004/37/CE relativa a la protección de los trabajadores contra los riesgos relacionados con la exposición a agentes carcinógenos o mutágenos durante el trabajo. ¿Qué destacaría de dicha modificación?
 
-Yo destacaría dos aspectos principales. El primero es que las instituciones de la Unión Europea han reconocido la tremenda importancia del formaldehído (formol) en el sector sanitario. El segundo es que la Unión establece normas para minimizar la exposición al formaldehído. Por una parte el reconocimiento de la indispensable necesidad del formaldehído; por otra la exigencia de medidas protectoras.
 
-¿Por qué era tan necesario garantizar la aplicación del formaldehído en el ámbito sanitario?
 
El formaldehído, que inicialmente se utilizó por sus propiedades antisépticas, es desde hace mucho tiempo el fijador habitual de los tejidos humanos. Las muestras de estos tejidos, obtenidas mediante biopsias o intervenciones quirúrgicas, son colocadas inmediatamente en una solución acuosa de formaldehído que denominamos formol. Este producto actúa como fijador, deteniendo la degradación de los tejidos y dándoles consistencia, lo que permite su procesamiento y la obtención de cortes muy finos que, convenientemente teñidos, los patólogos interpretan al microscopio. En estos estudios se basa el diagnóstico anatomopatológico de numerosas enfermedades, incluido el cáncer. A los tejidos fijados en formol los patólogos aplican también técnicas inmunohistoquímicas y moleculares que son de gran ayuda en el diagnóstico, el pronóstico y la predicción de la respuesta a las distintas terapias. Los criterios para interpretar todos estos estudios se han definido y validado, a lo largo de mucho años, a partir de tejidos fijados en formol. Con el uso de otros fijadores pueden variar los resultados obtenidos y, por tanto, aumentan las posibilidades de errores diagnósticos y de fallos en la selección del tratamiento.   La validación completa y la valoración de la toxicidad de cualquier otro fijador con el que se pretenda substituir al formol exige un proceso prolongado que no puede improvisarse. Por supuesto que hay que limitar los riesgos que pueda suponer el manejo del formol, y justo eso es lo que hace la Unión Europea al establecer unos límites de exposición. La solución está en la limitación, no en la prohibición.
 
-¿Cómo valora el papel que ha jugado el CGCOM en este tema?
 
-El papel del CGCOM ha sido fundamental. Tengo que destacar el apoyo sostenido que hemos recibido del GCOM desde que expliqué en el mismo, hace ya años, la difícil problemática que plantearía la prohibición del formol en el sector sanitario (cosa distinta es lo que se haga en la industria del mueble, en la que se usan concentraciones de formaldehído muy superiores). Jaime Medrano, director del Departamento Internacional del GCOM, ha sido tremendamente efectivo al gestionar la presentación por nuestros europarlamentarios (en particular Soledad Cabezón y Javi López) de enmiendas que aportasen el punto de vista sanitario a un problema que se había enfocado casi exclusivamente desde la perspectiva industrial. Han sido múltiples las sesiones de la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales del Parlamento Europeo en que se ha discutido este asunto, sobre el que por fin ha emitido su última palabra el pleno del Parlamento Europeo. No exagero al afirmar que, sin el atento seguimiento y las expertas maniobras de Jaime Medrano a lo largo de todo este tortuoso camino, no habríamos alcanzado la meta.   
 
-Recientemente, el CGCOM celebró un encuentro con los miembros españoles de las distintas secciones de la UEMS ¿qué aportaciones destacaría de dicho encuentro?
 
-Creo que lo más destacable es la preocupación creciente del GCOM por los procesos de acreditación de la formación médica continuada  y sus acciones para implicar en los mismos a los representantes españoles en las secciones especializadas de la UEMS. La homologación de estos procesos en el espacio europeo, en estrecha sintonía con la UEMS, es de gran importancia estratégica para la profesión médica.