Miércoles, 19 Junio 2019

Curso Iatrogenia y Seguridad del paciente

Dr. Andreu Segura: “El sobrediagnóstico es uno de los factores que aumenta la iatrogenia”

El Dr. Andreu Segura, director del Curso online sobre Iatrogenia y seguridad del paciente, puesto en marcha por la Fundación para la Formación de la Organización Médica Colegial (FFOMC), analiza en esta entrevista el problema de la iatrogenia y las posibilidades de actuación desde el ámbito institucional y profesional y asegura que “el sobrediagnóstico es uno de los factores que aumenta la iatrogenia”

Madrid 05/06/2019 medicosypacientes.com
Dr. Andreu Segura
El profesor Andreu Segura Benedicto, mimbro del grupo de trabajo de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) y el Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos (CGCOM) habla en esta entrevista sobre el curso Iatrogenia y Seguridad del paciente a distancia y acreditado puesto en marcha por la FFOMC.
Este curso da continuidad a una colaboración entre el CGCOM y SESPAS, que se materializó en 2017 en la elaboración del documento “Iatrogenia: análisis, control y prevención”.
 
En Enero de este año, se celebró también une jornada con el título de “Iatrogenia, medicina defensiva y deontología médica” donde se debatió en torno a una encuesta a los médicos de urgencias sobre la respuesta defensiva ante el riesgo legal, así como las implicaciones de estos problemas en el nuevo Código Deontológico.
 
¿Por qué un curso sobre los efectos adversos de la Medicina y la Sanidad?
 
Los daños que la práctica médica y sanitaria provoca a pacientes y ciudadanía se han convertido en un problema principal de la salud pública contemporánea.  
 
¿En qué medida son tan relevantes? 
 
Mucho.  Por lo que sabemos hasta ahora y por lo que nos tememos que no conocemos todavía.  Según algunas estimaciones en los USA se producirían del orden de 250.000 muertes anuales consecuencia del daño atribuible a las intervenciones médicas, básicamente hospitalarias. Aunque se trata de defunciones bastantes de las cuales se hubieran producido como consecuencia de la enfermedad de base, suponen la tercera causa de muerte tras las cardiovasculares y el cáncer. 
 
¿Por qué se producen? 
 
La mayoría de la gente, incluidos los profesionales sanitarios, tienden a pensar que el daño es siempre consecuencia de no haber hecho bien las cosas, sea por error o por negligencia, o por un cúmulo de ambas deficiencias que desafortunadamente coinciden algunas veces. Sin menospreciar tales etiologías la verdad es que incluso haciendo las cosas bien a veces se producen daños. Efectos colaterales o secundarios. Como casi todo en la vida las intervenciones médicas y sanitarias tienen pros y contras. 
 
Pero es que en Medicina más no es siempre mejor, por lo que la sobreutilización comporta un aumento del riesgo de padecer algún efecto adverso. Que también se puede presentar cuando la intervención es meramente diagnóstica o incluso preventiva. El sobrediagnóstico es uno de los factores que aumentan la iatrogenia. Como lo es también la denominada medicina defensiva, las decisiones que los profesionales tomamos para protegernos de eventuales litigios y reclamaciones independientemente del beneficio del paciente. 
 
Así pues, a las causas directas hay que sumar las latentes entre las cuales destaca la intolerancia a la incertidumbre y también las falsas expectativas sobre las posibilidades de la medicina y la sanidad que coexisten con cierta banalización de la práctica.  
 
¿Por qué se incluye en la denominación del curso el concepto iatrogenia además de seguridad del paciente? 
 
Por varias razones, primero porque el ámbito de la seguridad del paciente es básicamente el componente asistencial del sistema sanitario, y también las actividades de protección y de promoción de la salud, incluidas las que se desarrollan por otros sectores ajenos a la sanidad, pueden generar efectos adversos para la salud de las personas y de las comunidades.
 
 Pero también porque a menudo la seguridad del paciente, como seguridad viaria o seguridad alimentaria se centran en neutralizar las malas prácticas y en prevenir los errores, mientras que el significado de iatrogenia que, según el diccionario, es aquello que hacen los médicos, sobre todo lo que resulta perjudicial, no implica forzosamente errores o negligencias. Es decir, una intervención médica o sanitaria correcta puede también tener consecuencias negativas como efectos secundarios o colaterales. 
 
¿Qué opinión le merece que una corporación profesional como la OMC promueva esta iniciativa? 
 
Aunque pueda parecer chocante, la verdad es que las corporaciones profesionales como la Organización Médica Colegial son instituciones de derecho público cuya legitimidad social se basa en garantizar a la ciudadanía un adecuado ejercicio profesional que, desde luego, incluye limitar al máximo los efectos indeseables de las intervenciones médicas y sanitarias.
 
Lo que es desde luego compatible con los genuinos intereses de la colegiación. No en vano los profesionales se consideran en muchos casos las segundas víctimas de la iatrogenia. Además, tanto la prevención del burn out como el Programa de Atención Integral al Médico Enfermo (PAIME) de la Fundación para la Protección Social de la OMC son factores preventivos de los eventuales efectos adversos asociados a la práctica profesional.  Como lo es disponer de un baremo de indemnizaciones que circunscriba las responsabilidades económicas en su caso. 
 
¿Y qué papel juega en este contexto la salud pública y la medicina preventiva?   
 
Dado que se trata de uno de los problemas de salud pública de la población, los salubristas y los preventivistas nos sentimos directamente implicados, más aún cuando son nuestras actividades las que generan tales consecuencias.  De ahí la iniciativa de la Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria (SESPAS) conjuntamente con la Organización Médica Colegial que inicialmente se materializó mediante la publicación de un informe alguna de cuyas recomendaciones era precisamente afrontar directamente el problema y en la medida de lo posible, proporcionar información y criterios para minimizarlo.