Lunes, 27 Marzo 2017

Pregunta oral en el Pleno del Congreso

Dolors Montserrat apela a la coordinación para luchar contra la violencia de género

La ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Dolors Montserrat, ha anunciado la necesidad de luchar contra la violencia de género desde la unidad de todos los poderes públicos. Lo ha hecho en respuesta de una pregunta oral en el Pleno del Congreso sobre los planes del Gobierno para acabar con este tipo de violencia

Madrid 15/02/2017 medicosypacientes.com
Dolors Montserrat.

La ministra ha apelado a la responsabilidad de todos los grupos de la cámara puesto “que estamos ante un verdadero problema de Estado que no puede permitirse que haya una sola víctima más”. Ha destacado la necesidad de lograr un acuerdo desde la unidad y desde la coordinación de todos los poderes públicos para dar respuesta a esta lacra.

Dolors Montserrat ha querido poner en valor el trabajo realizado por el Gobierno con la puesta en marcha de la Estrategia Nacional para la Erradicación de la Violencia contra la Mujer que ha permitido importantes avances como el control de los agresores, la mejora del 016 o la coordinación de los centros de acogida. En cuanto a los grandes pasos dados esta legislatura ha querido recordar la aprobación de la Subcomisión en el Congreso, que comienza sus trabajos esta misma tarde o la elaboración de la II Estrategia Nacional contra la violencia de género. 

El importante papel de los servicios sanitarios

Desde los servicios sanitarios se puede desempeñar un papel crucial para ayudar a las mujeres que sufren violencia de género, ya que la mayoría de las mujeres entran en contacto con ellos en algún momento de su vida.

Según recoge la Estrategia Nacional, las mujeres que sufren cualquier forma de violencia de género acuden con mayor frecuencia a los servicios sanitarios, en particular a Atención Primaria, Urgencias, Obstetricia y Ginecología y Salud Mental. Las necesidades específicas de estas mujeres son multidimensionales, por lo que se requieren intervenciones sanitarias que tengan en cuenta los aspectos biológicos, psicológicos y sociales. Para ello es necesaria la implicación activa de todo el personal de los servicios sanitarios desde un modelo de atención integral. 

El modelo de atención integral a la salud incorpora el concepto de “interdisciplina”, entendida como una forma de articulación, que a partir del diálogo y la puesta en común de diversos saberes y habilidades, posibilita la construcción de un nuevo conocimiento así como de una experiencia y un lenguaje que es fruto del abordaje compartido de los conflictos y las situaciones problemáticas que afronta la persona. 

Desde la interdisciplina se procura romper con el aislamiento de los servicios y profesionales y se fortalece la coordinación, generando interrelación, reciprocidad y el reconocimiento de la riqueza de la diversidad para promover la calidad de la atención. 

Los servicios sanitarios cuentan con profesionales de diferentes disciplinas que existen para coadyuvar en el diagnóstico y tratamiento de las diversas problemáticas a las que procura dar respuesta el sistema sanitario, haciendo posible de esta forma intervenir desde un Modelo de Atención Integral a la Salud. 

Si el personal de los servicios sanitarios es capaz de profundizar, mediante una escucha activa y empática, en aquellos elementos psicosociales y de género que tienen que ver con la forma y condiciones de vida de quien la padece, con sus problemas y su situación familiar, se podría obtener un diagnóstico acertado. La detección de la situación de violencia por parte del personal sanitario predispondrá a la ruptura del silencio, lo que supone el primer paso para la comprensión y visualización del problema. 

El no reconocimiento de una situación de maltrato como condicionante de un problema de salud, especialmente por figuras dotadas de “autoridad” como es el personal sanitario, puede conllevar una nueva victimización para la mujer que podría contribuir a la cronificación del maltrato y a la medicalización del problema. En muchas ocasiones, se requiere de intervenciones interdisciplinarias con profesionales que no siempre se encuentran en cada centro sanitario, por lo que se hace necesaria la coordinación entre todas las instituciones implicadas con la finalidad de dar una respuesta integral e integrada a este tipo de situaciones.