Campaña medicina rural

Sábado, 13 Agosto 2022

Depresión y estigma social

10/06/2009

"Médicos y Pacientes" les ofrece las conclusiones del estudio "Explorando la naturaleza de las creencias estigmatizantes sobre la depresión y la búsqueda de ayuda"

Madrid, 13 de junio 2009 (medicosypacientes.com)

1. Estigma y personas con depresión

  • Mucha gente no cuenta que padece depresión porque cree que los demás reaccionarían negativamente si se enteraran. Por este motivo, a veces ni siquiera se cuenta en el entorno informal (familia y amigos). No hablan de ello y parece que los hombres son más contrarios a hacerlo ya que esta es una manera de mostrar su debilidad y dar a entender que no pueden afrontar su vida.
  • En la sociedad todavía seguimos teniendo la imagen de que el hombre es fuerte y por lo general los hombres no muestran sus problemas ni se muestran débiles por miedo a hacer el ridículo.
  • Depresión

  • A veces no se habla de la depresión a otras personas por miedo a ser tratado de una manera diferente y además porque no queremos que los demás tengan una imagen negativa de nosotros.
  • Las personas con depresión muestran inquietud por la posibilidad de que los demás les vean como personas perezosas, débiles e incapaces de hacer frente a su vida. Y esto también sucede respecto al círculo social informal: familia, amigos y compañeros de trabajo.
  • El 43% de los adultos australianos piensa que la causa de la depresión es un carácter débil. Encontrar una justificación a la depresión juega un papel importante para reducir la culpa. Ser capaz de identificar la razón de la depresión ayuda a explicar el comportamiento que se tiene con los demás cuando se está deprimido.
  • Las personas que sufren la enfermedad consideran que la culpa es inevitable si no tienen una buena razón para haber caído en ella. No es lo mismo decir que estás deprimido porque ha sucedido un acontecimiento grave (por ejemplo la muerte de un familiar o si has tenido un problema importante) que decir que no sabes cuál es el origen de tu estado depresivo.
  • Algunos enfermos temen que la gente crea que tiene una enfermedad mental y además piensan que asociar depresión con enfermedad mental causa problemas. Si se dice que tienes depresión no pasa nada, pero si dices que sufres una enfermedad mental pueden mirarte como si estuvieras loco o fueses idiota. En cambio, también hay enfermos de depresión que quieren que esta enfermedad sea reconocida como enfermedad mental y que se tome con seriedad.
  • Muchas veces las personas con depresión dicen que los demás no quieren estar cerca de ellos debido a la inherente negatividad que tiene su estado. Dicho de otra forma, la gente no quiere tener al lado a este tipo de personas, ya que no tienen un espíritu bueno o animado.
  • Un gran número de personas con depresión creencree que los demás les echan la culpa de su enfermedad y estos creen que pueden y deben hacer algo para superarla.
  • Entre las personas con depresión encontramos varias posturas: unos quieren que la depresión sea entendida como enfermedad mental para otorgarle un aire de “enfermedad real”. Y otros se muestran preocupados porque consideran que los demás creerán que tener una enfermedad mental es algo peligroso.

2. Estigma: cómo ven los demás a las personas que sufren depresión

  • La depresión no suele ser obviaes algo obvio para otras personas, ya que estamos acostumbrados a mostrarnos ante los demás como personas optimistas y a no llevar nuestros problemas a otros ámbitos como, por ejemplo, el trabajo. La naturaleza oculta de la depresión dificulta su reconocimiento y tratamiento.
  • Muchas personas no saben qué hacer o qué decir cuando alguien les comunica que tienen depresión.
  • A veces la respuesta inicial de la gente que rodea a un enfermo de depresión es buena, pero cuando la depresión persiste esto suele cambiar.
  • A menudo la depresión es vista como un estado de mera tristeza o un estado de humor bajo y además se espera que la persona con depresión la resuelva por si misma a corto plazo.
  • Muchas personas con depresión sufren episodios de recurrencia, pero la gente tiende a ver esta enfermedad como algo poco importante y tratable. También existe una respuesta negativa por parte de los familiares y amigos a que el enfermo acuda a un especialista en salud mental. Y la respuesta que tengan éestos es sumamente importante y produce un gran impacto en el enfermo.

3. Depresión y tratamiento. Profesionales de salud mental

  • En lo que se refiere al tratamiento de la enfermedad el panorama es variado. Unos pacientes dicen que han tenido una buena experiencia con sus médicos y otros, en cambio, no están contentos con el tratamiento recibido. Algunos dicen que algunos psiquiatras les transmiten que no ha pasado nada para que estén así.
  • A veces los propios enfermos no responden bien a los profesionales de salud mental. Estos, especialmente los psiquiatras, más que otros profesionales involucrados en el tratamiento, poseen un estereotipo negativo en lo que se refiere al tratamiento de personas con enfermedad mental.
  • El público general rechaza el uso de fármacos antidepresivos porque se cree (50% de personas en Australia) que estos no ayudan y además el consumo de fármacos solo es bien considerado en periodos cortos.
  • Las personas a las que la depresión ha causado un gran impacto en sus vidas ven más necesidad de que se hagan estudios relevantes sobre el tema y están dispuestas a participar en investigaciones.
  • Es necesario de educar a la población sobre cómo ayudar a una persona con depresión. Esto sería útil para reducir las respuestas negativas. Asimismo es necesario incrementar el conocimiento sobre el tratamiento de la depresión.
  • El estigma puede ser un problema sustancial para las personas que sufren depresión y puede inhibir la búsqueda de ayuda y asesoramiento tanto por parte de familiares y amigos como de los profesionales de salud. Por ello, es necesario tratar el estigma relacionado con la depresión y esto debe implicar el cambio de las creencias en torno a la enfermedad por parte de la población y el cambio de la forma en la que se percibe a las personas que padecen la enfermedad.
  • Los sistemas de salud públicos deben dirigirse a reducir el estigma y buscar una estrategia que sustituya el sentimiento de culpa que sienten muchos pacientes ofreciendo una explicación causal para la depresión que incluya componentes biológicos y sociales.
  • Desde que la depresión empezó a verse como una asociación entre enfermedad mental y peligrosidad, quizá sea mejor no etiquetar la depresión como "enfermedad mental". Asimismo es importante buscar métodos que reduzcan los sentimientos de disconformidad entre aquellos que sufren depresión y las personas que los apoyan para eliminar la distancia y las reacciones de evitación.

Fuente: BMC Public Health (Australia) 2008