Campaña medicina rural

Martes, 16 Agosto 2022

Dedicar desde la Atención Primaria, al menos, un minuto a las enfermedades raras puede contribuir a mejorar su pronóstico

17/02/2011

Se ha presentado la colección "I minuto para las Raras" que pretende convertirse en una herramienta práctica y útil para el médico de familia y en un elemento integrador de los niveles asistenciales, bajo la iniciativa de SEMERGEN y la Cátedra de Salud Pública y Gestión Sanitaria de la Universidad Europea de Madrid

Madrid, 17 de febrero 2011 (medicosypacientes.com)

Descripción de la imagen

Monografía
sobre hipoacusia.

Ayer se presentó en Madrid la colección de monografías “1 minuto para las Raras”, que pretende convertirse en una herramienta práctica y útil para el médico de familia y en un elemento integrador para los dos niveles asistenciales. La iniciativa ha partido del Grupo de Trabajo de Enfermedades Raras de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN) y la Cátedra de Salud Pública y Gestión Sanitaria de la Universidad Europea de Madrid.

Según ha señalado Agustín Rivero, director de la Cátedra de Salud Pública y Gestión Sanitaria de la Universidad Europea de Madrid, "el hecho de que el médico de atención primaria piense tan solo 1 minuto en las enfermedades raras puede ayudar a cambiar una vida de manera radical". “Estamos convencidos de que este trabajo en común se convertirá en una herramienta de sumo interés para los profesionales de la salud".

La primera monografía de esta colección, realizada en colaboración con la Sociedad Española de Otorrinolaringología y Patología Cérvico-Facial está dedicada a la hipoacusia o disminución de la capacidad auditiva. En este sentido, como ha explicado el doctor Guillermo Pombo, coordinador del Grupo de Trabajo de Enfermedades Raras de SEMERGEN. “la incidencia de la hipoacusia aumenta con la edad, alcanzando a cerca del 90% de los mayores de 80 años, por lo que podría fácilmente asociarse a los procesos de envejecimiento”, añade. No obstante, también puede presentarse desde el nacimiento, con una incidencia de 1,5 a 6 recién nacidos vivos por cada 1.000 nacimientos.