Miércoles, 8 Julio 2020

Crisis sanitaria COVID-19

Decanos y estudiantes de Medicina apuestan por el nuevo curso

La pandemia de la COVID-19 ha supuesto un cambio en la docencia en Medicina, tanto a nivel teórico como práctico. A nivel teórico, la docencia presencial se canceló al principio de la pandemia en febrero. Las clases se adaptaron a formato telemático a través de plataformas virtuales. La evaluación de los contenidos también se adaptó a formato telemático y ha concluido en la mayoría de las universidades sin mayores incidencias

Madrid 29/06/2020 medicosypacientes.com
Antonio Pujol de Castro.

En cuanto a la parte práctica, de forma progresiva el estudiantado de medicina salió de los circuitos asistenciales ante la falta de seguridad. A pesar de ello, fueron muchos los estudiantes que manifestaron su voluntad y disposición a ayudar en diferentes tareas durante la crisis sanitaria. Algunos de ellos fueron contratados a través del contrato de auxilio sanitario médico que habilitó el Gobierno, para realizar tareas no asistenciales. Una de las grandes incógnitas en la comunidad universitaria ha sido cómo se iniciará el curso 2020-2021, y si se podrá volver a realizar las prácticas en Medicina. 

Desde la Conferencia Nacional de Decanos de Facultades de Medicina (CNDFM) se ha elaborado una serie de propuestas y reflexiones sobre cómo deberá ser la vuelta del colectivo estudiantil a las clases y, en especial, a las prácticas clínica, eje fundamental de la formación en medicina. En relación con la docencia teórica se recomienda potenciar las formas telemáticas y ahondar en los mecanismos de innovación docente virtual. En cuanto a la enseñanza práctica será imperativo preparar las instalaciones para la reincorporación de los estudiantes, pues al fin y al cabo, como profesionales del futuro, deben regresar a los centros sanitarios. 

Desde el CEEM, valoran de forma muy positiva la propuesta planteada por la CNDFM.  

“Durante la pandemia de COVID-19 el estudiantado nos hemos visto en un punto en el que se nos ha apartado del circuito asistencial, para protegernos y proteger a los pacientes ante la falta de equipos de protección individual. Nuestra formación y evaluación ha pasado a ser totalmente telemática en un sistema que no estaba preparado para ello. No obstante, la formación médica no está completa sin el contacto con el paciente. Como futuras y futuros médicos, tenemos que estar, tenemos que ver, tenemos que aprender a identificar, protegernos y luchar contra este virus, tanto en Hospitales como en Centros de Salud.  Para ello, necesitamos unas instituciones comprometidas con la formación y con el futuro de la Medicina que apuesten por dotar a los servicios de salud de medios de protección y de recursos humanos para que el proceso formativo sea seguro tanto para los profesionales como para los pacientes.” declara Antonio Pujol de Castro, presidente del CEEM.