Lunes, 28 Septiembre 2020

A pesar de la crisis

Crecen las actividades de voluntariado corporativo, según un estudio de Adecco

Según se desprende del Primer observatorio de seguimiento de la reforma laboral 2012, realizado por Adecco, el voluntariado ha sobrevivido a los envites de la crisis y permanece como un elemento estratégico a la hora de implantar la diversidad en las compañías

27/12/2012 medicosypacientes.com

Madrid, 28 de diciembre de 2012 (medicosypacientes.com)

De esta manera, desde la Fundación explican que, en el último año, Adecco ha desarrollado 135 actividades de voluntariado con 44 empresas colaboradoras, una cifra que apenas se ha inmutado con respecto al año pasado, cuando se realizaron 138 en 43 compañías. Esto equivale a un ratio de 11,2 actividades de voluntariado al mes.

El estudio revela que las actividades realizadas en 2012 han sido de muy diversa índole, pero en todas ellas, los empleados voluntarios han participado con personas con discapacidad en acciones deportivas, medioambientales, de ocio o formativas con un doble objetivo. En primer lugar que las personas con discapacidad puedan salir de su rutina diaria y fomentar sus habilidades comunicativas y sociales, así como desarrollar destrezas y capacidades. Todo ello revierte positivamente en sus posibilidades de acceder al mercado laboral. Y en segundo lugar, para favorecer que los empleados voluntarios puedan conocer de cerca la discapacidad, empatizar con ella y derribar falsos estereotipos. De este modo, se crean entornos laborales sensibilizados para la futura incorporación de trabajadores con discapacidad, informan.

Las 135 actividades de voluntariado realizadas en 2012 han involucrado a 5.200 beneficiarios con discapacidad y a 2.700 empleados voluntariados. La mayoría de ellas han sido deportivas (37,8%) o medioambientales (26,1%), según datos del informe.

Los expertos destacan el vertiginoso aumento que han experimentado las actividades de voluntariado profesional. Si en 2011, la Fundación Adecco desarrolló 12 junto a sus empresas colaboradoras, este año ha implantado más del doble (29), lo que representa un crecimiento del 141%. Así, si en 2011 sólo representaron un 9,8% del total, este año la cifra se ha incrementado hasta el 24,4%.

Especialistas manifiestan que el voluntariado profesional permite que los empleados voluntarios expliquen y transmitan a las personas con discapacidad lo que ellos más conocen ?su trabajo o tareas específicas del mismo-, trasladándoles su conocimiento y saber hacer. Por ejemplo, una empresa de tecnologías ofrece a las personas con discapacidad una formación en ofimática.

Según Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco, "el voluntariado profesional constituye una de las mejores alternativas de preparación para el empleo, pues las personas con discapacidad pueden conocer de primera mano un trabajo concreto, interiorizarlo e incrementar sus oportunidades de empleo en ese sector".

Si bien el voluntariado es una actividad desinteresada y altruista, no parece aventurado afirmar que con el voluntariado corporativo todos ganan. De este modo, hace confluir los intereses de empresas, trabajadores, asociaciones y, por supuesto, de las personas con discapacidad, manifiestan los expertos.

Además, añaden que las empresas perciben importantes beneficios, potenciando su gestión de la diversidad: creación de nuevas relaciones entre empleados de diferentes departamentos, desarrollo de habilidades de trabajo en equipo, fomento del orgullo de pertenencia, mejora del clima laboral, etc. Todo ello se traduce en una mayor productividad y unos mejores resultados.

Por otra parte, el voluntariado corporativo ayuda a los trabajadores voluntarios a adquirir cultura en el ámbito de la discapacidad, a la vez que eleva su autoestima y su sentimiento de realización personal. Esto incrementa su satisfacción tanto en el plano laboral como en sus relaciones familiares y amistosas. Para las asociaciones, el voluntariado constituye una buena oportunidad de ofrecer a sus beneficiarios actividades diferentes que les preparen para el entorno laboral, incrementando así su influencia y dotándose de una mayor profesionalidad, según explican los expertos.

Por último cuentan que, para las personas con discapacidad, el voluntariado supone un vehículo para estar más cerca del empleo, pues trabajan en equipo con empleados de diferentes empresas por una meta común. De este modo, pueden mejorar sus habilidades sociales, de comunicación y de orientación a resultados, aumentando sus posibilidades de encontrar trabajo.

Según Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco, "a través del voluntariado corporativo, los empleados transfieren su talento y sus conocimientos a entidades que representan a personas con discapacidad, dotándoles de herramientas y aptitudes que mejoran su capacidad de integración en la sociedad y en el mundo laboral. Es una actividad en la que todos ganan, no solo los beneficiarios, sino las personas que, actuando como voluntarios, descubren una faceta desconocida hasta el momento para ellos: el potencial y el afán de superación de las personas con discapacidad".