Lunes, 21 Agosto 2017

Audiencia Provincial de Cantabria

Condenado por mentir en un juicio contra una amiga que agredió a una doctora

La Audiencia de Cantabria ha condenado a un hombre a nueve meses de prisión y a pagar una multa por mentir durante un juicio por agresión a una doctora, en el que declaró que la acusada, que era amiga suya, no había agredido a la médico y que el resto de los testigos se habrían inventado su versión

Santander 21/02/2017 medicosypacientes.com
Audiencia Provincial de Cantabria.

Esta sentencia es consecuencia de otra, cuya representación y defensa de los intereses de la doctora durante todo el procedimiento corrió a cargo de los Servicios Jurídicos del Colegio  de Médicos de Cantabria, a través de Gabriel Rodríguez, en la que la paciente fue condenada como responsable de un delito de atentado en concurso ideal de delitos con una falta de lesiones, cometido sobre una facultativa del Servicio Cántabro de Salud, a la pena de un año y seis meses de prisión e inhabilitación especial para el derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena por el delito, y por la falta a dos meses de multa con la cuota diaria de seis euros.

Dicha sentencia manifestó que se dedujera testimonio de particulares contra el testigo presentado por la condenada, así como contra ella misma, por si los mismos pudieran haber cometido los delitos de “falso testimonio en causa criminal”, previstos y penados en los artículos 458 y 461 del Código Penal.

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial confirmó íntegramente la sentencia de instancia emitida en su día por el Juzgado de lo Penal nº4.

La condenada sobre las 13,45 horas del día 6 de mayo de 2011 se presentó en las consultas de Ginecología del centro hospitalario "Residencia de Cantabria" perteneciente al Servicio Cántabro de Salud, y pese a carecer de cita previa solicitó ser atendida por la ginecóloga que en ese momento estaba pasando consulta.

La acusada acompañada de un individuo varón fue recibida en la consulta por la doctora, de suerte que una vez en su interior la acusada arrojó a la facultativo un parte médico que la misma había extendido años atrás, preguntándole si ella era la doctora que buscaba. así como si era la autora de dicho parte médico, de suerte que cuando la doctora le confirmó su identidad y su autoría la acusada reaccionó llamándole "malnacida" y diciéndole "que había matado a su hijo", para acto seguido abalanzarse sobre ella comenzando a darle golpes en la cabeza así como a arañarle y a tirarle del pelo. 

Ante lo anterior, la doctora logró zafarse de la acusada saliendo a la sala de espera donde pidió a gritos que avisaran a seguridad, saliendo con ella la enfermera que se encontraba en la consulta, así como la condenada y su acompañante. Una vez en el exterior de la consulta, la condenada se abalanzó nuevamente sobre la doctora propinándole una bofetada en el rostro, tirándole del pelo y arañándole nuevamente, abandonando finalmente la condenada el hospital.

A consecuencia de lo anterior la doctora sufrió lesiones consistentes en "erosiones en la frente y pómulos, zonas eritematosas dorsales cervicales, áreas eritematosas en los brazos y contusión pectoral derecha", lesiones para cuya curación precisó tan sólo de una primera asistencia facultativa tardando curar un total de 7 días no impeditivos para el desempeño de sus ocupaciones habituales quedándole como secuela una cicatriz lineal de 1 cm en la región frontal.