Lunes, 11 Diciembre 2017

Colegio de Médicos de Málaga

Condena de 9 meses de prisión por agredir a una médico con un extintor

Un joven que agredió a una médico de familia con un extintor en Benalmádena ha sido condenado en un juicio rápido a nueve meses de prisión, 300 euros de multa y 250 euros de indemnización a la doctora. La facultativa denunció los hechos en el servicio de 24 horas de atención al médico agredido del Colegio de Médicos de Málaga y en muy poco tiempo ha recibido el resultado

Málaga 27/07/2017 medicosypacientes.com
La facultativa denunció los hechos en el servicio de 24 horas de atención al médico agredido del COM Málaga.

Los hechos ocurrieron en el servicio de Urgencias cuando un individuo que ya había llamado al servicio de Salud Responde para que lo atendieran en su casa dijo estar bajo los efectos del alcohol después de haber ingerido varios litros de cerveza y alguna otra bebida alcohólica más. Este servicio le comunicó que no se daba prioridad a casos que no tenían que ver con enfermedades a lo que él referido reaccionó presentándose en el HAR de Benalmádena en el servicio de Urgencias.

El condenado fue valorado en triaje y se le indicó que pasara a la sala de espera para ser atendido. Luego éste descolgó un extintor de fuegos, se coló en una consulta y lo usó para rociar a la médico que en ese momento trabajaba con un paciente con dolores en el pecho y la espalda. Estos quedaron sorprendidos de manera mayúscula por esta aparición inesperada, indeseada y violenta. La agredida presionó el botón del pánico en esa escena de tensión y gritó auxilio mientras escapaba por la puerta trasera de la consulta donde estaba.

El agresor realizó esta incursión mientras exclamaba que tenía derecho a que lo atendiesen y se dirigió a la sala de espera donde roció también a los presentes con el líquido del extintor. Rápidamente se personaron los vigilantes de seguridad del centro y lo neutralizaron hasta que llegó la policía. Ante los cuales también se envalentonó sin pasar a mayores.

La médico y el paciente sufrieron los efectos irritantes y tóxicos de la exposición al líquido de extinción de incendios, picores en la piel y ojos. “Hay que denunciar estos casos. Se está perdiendo mucho el norte en los centros de salud y hospitales donde llegan cada vez más casos de personas, pacientes, que enarbolan sus derechos, pero no conocen sus deberes como ciudadanos. Y el principal de ellos es respetar el trabajo del médico. Cada vez escasea más el actuar en ellos con un mínimo de educación”, lamentó la agredida.

El Sindicato Médico de Málaga quiere recordar que ofrece servicios jurídicos a los facultativos para todo este tipo de casos y que condena radicalmente cualquier tipo de agresión verbal o física a los mismos. Al mismo tiempo que viene reclamando que en todos los centros de salud de la provincia también haya vigilantes de seguridad, cámaras y botones antipánico.