Campaña medicina rural

Martes, 9 Agosto 2022

CESM Castilla y León convoca a los médicos a manifestaciones y huelga para las próximas semanas

07/02/2012

El sindicato médico CESM Castilla y León ha convocado manifestaciones y once días de huelga entre los facultativos en contra de los cambios de condiciones que supondrá la aplicación del aumento de jornada hasta las 37,5 horas, que conllevará la modificación del Decreto de Jornada hasta ahora en vigor y modificaría así sus condiciones "laborales, familiares" y de su economía. Por su parte, CESM Castilla-La Mancha tampoco descarta llevar a cabo una huelga en la región ante la aplicación de las medidas del Plan de Garantías de los Servicios Sociales Básicos del Gobierno de Cospedal

Valladolid, 8 de febrero 2012 (medicosypacientes.com/E.P.)

El sindicato médico CESM Castilla y León ha convocado manifestaciones y once días de huelga entre los facultativos en contra de los cambios de condiciones que supondrá la aplicación del aumento de jornada hasta las 37,5 horas, que conllevará la modificación del Decreto de Jornada hasta ahora en vigor y modificaría así sus condiciones "laborales, familiares" y de su economía.

Así lo han expresado los representantes de CESM, encabezados por su presidente, José Luis Díaz Villarig, quien ha aclarado que no es "plato de buen gusto" convocar una huelga pero se hace porque aprovechando las circunstancias de la crisis se pretende modificar sus condiciones de trabajo de cerca de 8.000 médicos en la Comunidad castellanoyleonesa.

En concreto, se ha convocado una manifestación frente a la Consejería de Sanidad en Valladolid para el próximo 15 de febrero a las 18'00 h. y huelga para los días 28 de febrero y 6, 13, 15, 20, 21, 22, 27, 28, 29 y 30 de marzo ante una aplicación de la jornada que contempla cinco horas más de trabajo seguidas cada dos semanas y doce horas ininterrumpidas de trabajo esos días.

El presidente autonómico de CESM ha advertido de que los médicos no son los culpables de que la sostenibilidad y viabilidad del sistema sanitario público esté en peligro "pero ellos son los que más han aportado cuando se han producido recortes y no están dispuestos a que se les aplique la jornada de 37,5 horas, a la que no se oponen, de manera diferente a la del resto de los funcionarios", según sus palabras.

Díaz Villarig ha asegurado que están dispuestos a colaborar con el sostenimiento del sistema público, pero no al cambio de sus condiciones laborales, por lo que piden que se mantenga sin modificación alguna el actual Decreto de Jornada 61/2005, especialmente en lo que se refiere a las disposiciones transitorias Segunda, Tercera y Quinta, ya que dos de estas se vulneran "al cien por cien" -entre otras cosas se contemplarían los sábados como jornada laborable y se ampliarían los horarios-.

El presidente de CESM ha recordado que el sistema sanitario no puede existir sin médicos, pero al mismo tiempo ha advertido de que no se pueden cambiar sus condiciones "de manera arbitraria". Además, ha rechazado que esta convocatoria tenga algo que ver con las elecciones que se celebrarán el 23 de febrero ya que ha sido la Administración la que ha elegido las fechas, pero además ha incidido en que la huelga se prepara para después de este proceso.

Según la convocatoria de huelga que ha dado a conocer el secretario general del sindicato, Eloy Diez Gregorio, se pretende conseguir además la ponderación de la jornada en función del número de guardias de presencia física, con un mínimo de jornada ponderada de 1.380 horas anuales --que pasaría a 1.530 con la aplicación que pretende la Junta, según CESM--.

Asimismo, se reivindica el concurso de traslados abierto y permanente, con periodicidad anual; ofertas públicas de empleo con la oferta de todas las plazas vacantes; el mantenimiento de la jornada y las condiciones de trabajo de los MIR, que garanticen su formación especializada; complementos por jornada especial a los médicos de emergencia; exención de guardias a los mayores de 55 años, con y sin actividad adicional y el mantenimiento de las actuales guardias de presencia física y localizadas.

Entre sus reivindicaciones también están el dimensionamiento real de las plantillas orgánicas, acabando con el empleo eventual; el desbloqueo de la Carrera Profesional; el abono de los atrasos de las guardias médicas; la cobertura de las ausencias en vacaciones, ausencias y bajas y la recuperación del poder adquisitivo del médico en función del crecimiento del PIB.

Diez Gregorio ha señalado que todas estas cuestiones repercuten de forma negativa en la vida laboral y familiar de los profesionales con la única incidencia en los usuarios y por ello, tras haber fracasado las negociaciones, no ha quedado "más remedio" que la "forma legal" que tienen a su alcance para defender su postura.

Además, como ejemplo ha puesto que, según se pretende, podría darse el caso de que un médico tuviera que hacer una jornada de 24 horas un lunes, descansara el martes, hiciera 12 horas el miércoles y el jueves y trabajara las mañanas de viernes y sábado.

Díaz Villarig ha asegurado que no saben las repercusiones económicas que esto tendrá, pero ha criticado que las medidas tienen un carácter "economicista" y se pone en peligro la calidad asistencial y las condiciones de los profesionales por un tema "puramente económico". A su juicio, es preferible que se tomen otras medidas como en carreteras o se tenga en cuenta que en la Consejería de Sanidad trabajan 800 personas, "más que cuando existía el Insalud".

Sin embargo, el presidente de CESM no ha querido dar su opinión sobre las medidas que se deberían de tomar porque considera que para eso se ha elegido a los políticos, pero si ellos no saben salir de la situación de crisis sin poner en peligro el sistema sanitario y las condiciones de trabajo "habrá que pensar si se les ha votado oportunamente".

Finalmente, ha añadido que los sueldos sin complementos ni guardias "son miserables en muchos casos", los más bajos de Europa, pero no piden aumentos y considera que son recortes "puros y duros" los que se pretenden llevar a cabo cuando ya han tenido un diez por ciento de reducción de su salario.

Castilla-La Mancha

Por su parte el Sindicato Médico (CESM) de Castilla-La Mancha tampoco descarta llevar a cabo una huelga en la región ante la aplicación de las medidas del Plan de Garantías de los Servicios Sociales Básicos del Gobierno de Cospedal, aunque, según ha manifestado, de momento prefiere utilizar la "presión" y dar a conocer los casos en los que por la aplicación "de estos recortes" disminuya la calidad asistencial. Así lo ha señalado el secretario provincial del CESM en la región, José Luis Grau.

La intención de este sindicato para contrarrestar las medidas del Plan de Cospedal es crear "un observatorio" en el que cada facultativo informe "día a día" de los deterioros que se produzcan en la Sanidad para "lanzarlos a los medios y a los políticos".

Según ha explicado el responsable de atención especializada de este sindicato, Jesús Porros Hernández, con estas medidas "se jubila de una forma forzosa al 9 por ciento de los médicos de esta región --lo que corresponde a un total de 560 facultativos-- y no se van a reponer más que a unos 60 médicos, por lo que 500 se van a perder".

Además, no se renuevan los contratos eventuales y no se sustituyen las bajas laborales, entre otras medidas, lo que va a suponer "una reducción de en torno al 14 por ciento de sanitarios en esta Comunidad Autónoma", ha señalado.

Asimismo, ha destacado que el SESCAM pretende aplicar un incremento en sus jornadas laborales, no aumentando media hora la jornada diaria como al resto de trabajadores públicos, sino a través de jornadas los sábados por la mañana o en horario diferente al que se realiza habitualmente -de mañana o de tarde-, medida que Porros ha calificado como "un parche a una disminución brutal de la capacidad asistencial".

En este sentido, ha declarado que la Administración, al ver que es "imposible" cumplir con los servicios, ha pedido a los médicos que les "echen una mano" reduciendo las cataratas que programan, las indicaciones de pruebas quirúrgicas, las pruebas diagnósticas, las técnicas exploratorias, "es decir, que bajemos peldaños en la capacidad asistencial".

A todas estas medidas, el presidente de CESM en la región, Ángel Rodríguez, ha añadido que desde el Gobierno regional "quieren bajar el gasto farmacéutico de una forma importante y quieren hacerlo con la colaboración, que no van a tener, del facultativo, quien tiene la obligación de atender con los mejores métodos, pronósticos y tratamientos a los pacientes".

Por otro lado, el secretario de este sindicato ha señalado que están "intentando negociar con la Administración" -en concreto con el gerente del SESCAM, Luis Carretero- para frenar las medidas de esta plan, aunque ha asegurado que "la negociación es difícil".

Aun así, ha mostrado la disposición del sindicato a reunirse con la Administración, ya que no quieren "romper ninguna negociación" mientras se les consulte y se dialogue con ellos, "a pesar de que a lo mejor no vamos a llegar a ningún acuerdo".