Campaña medicina rural

Sábado, 20 Agosto 2022

Cerca del 50 por ciento de los pacientes con apnea del sueño desarrollan hipertensión arterial

11/03/2012

Cerca del 50 por ciento de los pacientes con apnea del sueño desarrollan hipertensión arterial, este es uno de los motivos por lo que es considerada por la comunicad científica como "la principal causa de hipertensión arterial secundaria", según se expuso en el marco de la XXI Reunión Anual de la SES, celebrada, recientemente, en Burgos

Burgos, 12 de marzo 2012 (medicosypacientes.com)

Cerca del 50 por ciento de los pacientes con apnea del sueño desarrollan hipertensión arterial, este es uno de los motivos por lo que es considerada por la comunicad científica como "la principal causa de hipertensión arterial secundaria", señaló Joaquín Durán, miembro de la Sociedad Española de Sueño (SES) en el marco de la XXI Reunión Anual de la SES, celebrada en Burgos.
 

Según este experto, "los pacientes con este trastorno tienen mayor riesgo de sufrir enfermedad cardiovascular, accidentes cerebrovasculares y un exceso de mortalidad", y, por tanto, "la apnea del sueño es un marcador de riesgo cardiovasular de primera línea".


Los pacientes con apnea del sueño presentan repetidas obstrucciones de la vía aérea superior (garganta) durante el sueño, debido a una alteración anatómica y/o funcional que conduce a la fragmentación del sueño y a una disminución de la oxigenación del organismo. Como consecuencia, "la apnea está relacionada con la producción de accidentes de tráfico, laborales y domésticos, una reducción de la calidad de vida", añadió.

 

Por este motivo, los expertos inciden en la necesidad de hacer un diagnóstico adecuado que facilite establecer un tratamiento oportuno y reducir el riesgo cardiovascular a los índices similares al de la población sin apneas, advierten los especialistas.

Durante el encuentro, los especialistas reconocieron que la apnea, como el resto de las más de 80 enfermedades relacionadas con el sueño, constituye áreas de conocimiento transversal a muchas patologías. Prácticamente, señaló el doctor Duran, "no hay ninguna especialidad ni enfermedad que no sea susceptible de causar un trastorno del sueño y para la gran mayoría de ellos disponemos de tratamientos eficaces".


Por lo tanto, dormir con salud no solo es una necesidad, sino que debería ser un derecho de todos los ciudadanos, y, para ello, es necesario disponer de un buen diagnóstico. "Por eso, los profesionales que nos dedicamos al sueño debemos educar a la población en el conocimiento de estos trastornos, mientras, las autoridades sanitarias deben proporcionar los medios para realizar estos diagnósticos y prescribir los tratamientos oportunos en un tiempo razonable", destacó el especialista.


Durante este encuentro, los expertos debatieron, además, sobre los avances que se han producido en los últimos años, de lo que se destaca la búsqueda de la denominada 'huella genética' de la apnea del sueño, que consiste en la identificación de los grupos de genes implicados en la aparición de este trastorno.


"La apnea del sueño es poligénica, es decir, su expresión está condicionada por la influencia de muchos genes que actúan simultánea o secuencialmente. Por esta razón, seguimos trabajando para conocer los genes específicos que codifican proteínas sensibles que generen la apnea", explica Durán.

El experto de la Universidad de Pensilvania (EEUU), Allan Pack, afirmó que está demostrado que la apnea del sueño tiene una clara influencia genética, ya que el desarrollo de la enfermedad por parte de un familiar en primer grado multiplica por dos el riesgo de padecerla.

Y, en este sentido, recordó que los protocolos actuales de medicina personalizada están directamente ligados al concepto de 'huella genética', ya que permite analizar el riesgo individual de cada paciente en base a su carga genética.


"Este cambio de paradigma hacia el tratamiento individualizado es esencial en la apnea del sueño, ya que la genética nos permitirá identificar aquellos pacientes con mayor riesgo de desarrollar, no solo apnea de sueño, sino las complicaciones derivadas de esta enfermedad", advirtió el doctor Durán.

Por otra parte, se ha relacionado la capacidad de la apnea del sueño para alterar el normal funcionamiento de los ritmos circadianos en el organismo y, por tanto, su posible implicación indirecta en los mecanismos que facilitan el envejecimiento y la neurodegeneración.

 

En materia de envejecimiento celular, los especialistas también han analizado la posible incidencia del sueño sobre los telómeros y los radicales libres. "Si tenemos en cuenta que la apnea del sueño influye directamente tanto sobre los radicales libres, como sobre los telómeros, es posible pensar que este trastorno del sueño puede ser un acelerador del proceso de envejecimiento celular", indicó.

 

Actualmente, algunos estudios han evidenciado que los pacientes con apneas del sueño tienen un acortamiento de los telómeros, las regiones de los extremos de los cromosomas que están compuestos de secuencias repetitivas de ADN y que protegen al resto del cromosoma de la degradación.