Sábado, 10 Abril 2021

Según advierte SEPAR con motivo Día Mundial Sin Tabaco

Cerca de un 15% de fumadores sufrirán EPOC

Entre el 10 y el 15% de las personas que fuman desarrollan enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), según advirtió la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), con motivo del Día Mundial Sin Tabaco que se celebra el próximo martes, 31 de mayo. Desde esta Sociedad Científica, que este año dedica el Año SEPAR a divulgar la estrecha relación entre la EPOC y el tabaco, se considera  fundamental concienciar a los fumadores, ya que cerca de un 15 por ciento se verán afectados por esta patología

Madrid 26/05/2016 medicosypacientes.com
La única medida eficaz para detener la evolución progresiva de esta enfermedad es el abandono del tabaco.
El consumo de tabaco es la principal causa de enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC). Entre el 85 y el 90% de los pacientes que sufren esta enfermedad han sido fumadores y su enfermedad se debe al hábito tabáquico. A pesar que el abandono del tabaco es la principal medida para hacer frente a esta enfermedad crónica y sin tratamiento curativo, un número elevado de pacientes con EPOC, entre el 30 y el 70% siguen fumando.
 
Los expertos consideran que el motivo por el cual los pacientes con EPOC siguen fumando, ya que el tabaquismo en este tipo de pacientes tiene unas características especiales que dificultan el proceso para dejar de fumar. Por ello, “la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica, que este año dedica el Año SEPAR a divulgar la estrecha relación entre la EPOC y el tabaco, considera que es fundamental concienciar a estos pacientes sobre la necesidad de dejar de fumar para mejorar su calidad de vida y ofrecerles ayuda a través de programas y unidades especializadas en tabaquismo”, explicó el Dr. Juan Antonio Riesco, neumólogo y coordinador del Año SEPAR 2015-2016 de la EPOC y el tabaco.
 
“Cuando los pacientes con EPOC siguen fumando el deterioro de la función pulmonar se acelera, sufren más exacerbaciones y hospitalizaciones y, a la vez, disminuye la eficacia de los tratamientos en un 60%, en definitiva, se reduce su calidad de vida y su capacidad llevar una vida más o menos normalizada mengua considerablemente”, según el Dr. Juan Antonio Riesco.
 
La dificultad para dejar de fumar de estos pacientes puede explicarse, según los estudios, en que consumen un mayor número de cigarrillos diarios que los fumadores sin EPOC, y, además, los consumen siguiendo un patrón específico: inhalan profundamente el humo del cigarrillo y lo retienen más tiempo en el interior de sus pulmones. Además, los niveles de monóxido de carbono (CO) en el aire espirado de estos fumadores es más alto que en los fumadores sin EPOC. Asímismo, padecen un grado de dependencia física a la nicotina más elevado. A nivel psicológico, su motivación para dejar de fumar es más bajo, y su nivel de la confianza en que logrará abandonar el tabaco es bajo. En estos pacientes los niveles de autoestima están disminuidos, la depresión y el ánimo deprimido son frecuentes lo que va en contra de su motivación.
 
“Está demostrado que la única medida eficaz para detener la evolución progresiva de esta enfermedad es el abandono del tabaco”, explicó el Dr. Riesco, “por este motivo es tan importante realizar una correcta intervención sobre estos pacientes”. El tratamiento del tabaquismo en fumadores con EPOC está constituido por una combinación de tratamiento cognitivo-conductual y tratamiento farmacológico. En la terapia cognitiva-conductual es muy importante trabajar con empatía con los pacientes teniendo en cuenta que en muchas ocasiones estos pueden ser reacios a dar información real.
 
Entre los aspectos a tener en cuenta está identificar cuántos cigarrillos fuma al día y desde cuándo consume tabaco, aun a pesar de saber que está desaconsejado, explicar al pacientes la íntima relación entre tabaquismo y EPOC y cómo afecta al desarrollo de su EPOC, determinar los niveles de cotinina en líquidos corporales, analizar el grado de dependencia física por la nicotina y, fundamental, valorar el estado de ánimo y su motivación, para poder ayudarlo. Por su parte, el tratamiento farmacológico del tabaquismo recomendado en fumadores con EPOC son: terapia sustitutiva con nicotina, bupropión y vareniclina. “Las características del tabaquismo en este tipo de fumadores y la necesidad perentoria que tienen de abandonar el consumo del tabaco obligan a utilizar siempre tratamiento farmacológico, y en ocasiones a hacerlo de forma intensiva” recordó el Dr. Riesco.
 
Programas de ayuda solo en algunas CC.AA
 
En España el apoyo a la deshabituación tabáquica sólo se realiza de forma puntual y esporádica en algunos programas sanitarios de algunas Comunidades Autónomas. El Sistema Nacional de Salud no promociona la asistencia sanitaria a los fumadores para ayudarles a dejar de fumar ni financia los tratamientos del tabaquismo. Sin embargo, los expertos consideran esta financiación tratamientos igual de necesaria e importante que la de los tratamientos de cualquier enfermedad crónica y, además, está demostrado que es una medida coste-eficaz en pacientes con EPOC. El estudio “Budgetary impact analysis on funding smoking-cessation drugs in patients with COPD in Spain”, realizado por el Programa Integrado de Investigación en Tabaquismo (PII) y recientemente publicado en la revista International Journal of COPD, demuestra que la financiación de los tratamientos para dejar de fumar para pacientes con EPOC supondría un importante ahorro en el presupuesto sanitario español. Este ahorro ascendería a 4.258.000€ al cabo de cinco años.
 
Coincidiendo con el Día Mundial Sin Tabaco, que se celebra el día 31 de mayo, SEPAR publica en su web dedicada a los pacientes (www.pacientescomotu.org) una entrevista realizada en el marco del Año SEPAR 2015-2016 de la EPOC y el tabaco, al Dr. Ignacio de Granda Orive, coordinador del Área de Tabaquismo de SEPAR y la Sra. Isabel Morcillo, paciente con EPOC grave, en la que ambos explican el proceso de deshabituación tabáquica de la paciente que han llevado a cabo juntos, demostrando como un buen acompañamiento que estimule la motivación de la paciente y la ayuda puntual de fármacos es posible dejar de fumar.
 
La EPOC es una enfermedad de los bronquios producida principalmente por la exposición al humo de tabaco que ocasiona una pérdida de la función pulmonar que se acelera si el paciente no deja de fumar. En este sentido, el Estudio Epidemiológico de la EPOC en España (IBERPOC), realizado bajo los auspicios de la Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR), y posteriormente en un estudio realizado en Inglaterra, se constató que entre el 30 y el 70% de los pacientes con EPOC siguen fumando a pesar de estar diagnosticados de esta enfermedad crónica. Más reciente, el estudio AUDIPOC, ha detectado que hasta el 20% de pacientes con EPOC que están ingresados en los hospitales españoles consumen tabaco.