Campaña medicina rural

Viernes, 19 Agosto 2022

Casi el 25% de los españoles tiene alergia a algún alimento

03/10/2008

En la actualidad, está aumentando el número de personas alérgicas a los alimentos en nuestro país. De hecho se prevé que, en veinte años, uno de cada dos habitantes tendrá esta condición de alérgico

Madrid, 4 de octubre de 2008 (redacción)

Bodegón

Las alergias alimentarias más comunes suelen ser: la de la proteína de la leche de vaca, los cacahuetes y frutos secos, fruta, huevos, legumbres… En cambio, las intolerancias más frecuentes son a la lactosa y al gluten.

Los nuevos alimentos, la mayor oferta de productos, la aparición de nuevos alérgenos, las sensibilizaciones cruzadas entre alimentos y alérgenos no alimentarios, la emigración, inmigración y adopción de dietas y productos importados son algunos de los motivos que podrían explicar el aumento de la población alérgica a los alimentos. En España casi roza el 25% de los habitantes y lo más preocupante es que esta cifra va en aumento y podría llegar hasta el 50% dentro de dos décadas.

La hipersensibilidad a los alimentos es uno de los temas principales que se ha debatido en el IV Congreso de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas donde se ha hecho especial hincapié en la etapa pediátrica y en los comedores escolares, ya que la confección de menús adecuados, el almacenaje, el etiquetado y la formación del personal que elabora la comida son básicos para un correcto control no sólo de las alergias alimentarias, sino también de las intolerancias.

Diferencia entre alergia e intolerancia alimentaria

La alergia alimentaria es una forma de intolerancia a un alimento o a uno de sus componentes que activa el sistema inmunológico, mientras que la intolerancia no afecta al sistema inmunológico.

Los expertos advierten que las alergias alimentarias pueden ser respiratorias, cutáneas, gastrointestinales, sistémicas, pudiendo llegar a darse un shock anafiláctico. Las alergias más comunes suelen ser a la proteína de la leche de vaca, cacahuetes y otros frutos secos, fruta, huevos, legumbres…Mientras que las intolerancias más habituales son a la lactosa y al gluten. Estos problemas de hipersensibilidad son especialmente preocupantes en el caso de los niños para los cuales es importantísimo el seguimiento del Dietista-Nutricionista ya que ayudará a confeccionar los menús, a adecuar la cocina, utensilios, y además formará a las personas que están en contacto con el niño para que éste no tenga problemas con su alimentación.

Slow Food y alimentos transgénicos

Otro de los temas protagonistas en el IV Congreso de la Asociación Española de Dietistas-Nutricionistas ha sido las nuevas tendencias de alimentación que defienden dos ideas en cierto modo contrapuestas: los alimentos transgénicos –para cuyo diseño se utilizan las últimas técnicas de ingeniería genética-y el movimiento Slow Food –que aboga por recuperar los sabores y costumbres tradicionales.

Contraria a la Fast Food, el Slow Food aboga por el placer de la gastronomía, el deleite en la degustación de sabores, la producción alimentaria artesanal, la pequeña agricultura y la ganadería sostenible o biológica. En definitiva, promueve la alimentación de calidad con menús nutritivos y completos, y educa en la degustación de los alimentos y el disfrute de una buena mesa en el entorno más adecuado y con toda la tranquilidad posible.

La investigación de alimentos transgénicos y biotecnología de los alimentos sigue provocando múltiples repercusiones sociales y jurídicas. Los expertos aseguran que hay un profundo desconocimiento por parte del consumidor que rechaza todo aquello que implique la modificación y manipulación genética, sin embargo, los científicos defienden estas técnicas ya que hacen que ciertas plantas sean resistentes a los insectos o que mejoren su producción.