Campaña medicina rural

Sábado, 20 Agosto 2022

Cáncer de próstata

26/06/2009

Información general básica, de carácter divulgativo, sobre el cáncer de próstata

Madrid, 27 de junio 2009 (medicosypacientes.com)

En el presente reportaje “Médicos y Pacientes” ofrece una información general básica, de carácter divulgativo, sobre el cáncer de próstata

CÁNCER DE PRÓSTATA

INFORMACIÓN BÁSICA

¿Quién tiene riesgo?

El cáncer de próstata afecta fundamentalmente a los varones de más de 50 años. Tradicionalmente se contempla como una enfermedad típica de una edad avanzada, aunque sin embargo su prevalencia es cada vez mayor en varones jóvenes. Un estudio reciente que abarca más de 20 años ha detectado un aumento de aproximadamente un 50% en el número de casos en varones menores de 60 años de edad. En Europa, cada dos minutos y medio se diagnostica a un varón de cáncer de próstata y cada siete minutos se pierde una vida debido a esta enfermedad. En muchos países occidentales es el segundo tipo de cáncer más diagnosticado en el varón y es la segunda causa de muerte por cáncer después del cáncer de pulmón. El riesgo de ser diagnosticado de cáncer de próstata a lo largo de la vida es de 1 entre 14.

¿Cómo se diagnostica el cáncer de próstata?

El diagnóstico en la etapa inicial puede mejorar los resultados potenciales a nivel individual puesto que aumenta la oportunidad de aplicar tratamientos curativos o al menos las posibilidades de retrasar notablemente la progresión de la enfermedad. Las siguientes pruebas pueden facilitar la detección del cáncer de próstata:

Prueba del antígeno prostático específico (PSA) en sangre:

Determina el nivel de la proteína producida por las células glandulares de la próstata. Esta prueba no detecta el cáncer de próstata, pero un nivel elevado de PSA puede ser un indicador de un problema.

Tacto rectal:

Examina la superficie de la glándula prostática para detectar lesiones o áreas anormalmente sólidas (a través de la pared rectal).

Ecografía transrectal (y biopsia directa):

Consiste en la inserción de una sonda en el recto para generar una imagen de la glándula prostática. Una biopsia directa consiste en la extracción de un pequeño trozo de tejido de la glándula prostática para su examen al microscopio.

Urograma intravenoso:

Examina el sistema urinario, especialmente los riñones, la vejiga y los conductos que los conectan.

Rastreo óseo isotópico:

Identifica la existencia de metástasis óseas.

TC (tomografía computadorizada):

Produce un tipo especial de radiografía que crea una imagen tridimensional del interior del cuerpo y que muestra cualquier evidencia de progresión fuera de la glándula prostática.

RMN (resonancia magnética nuclear):

Es similar al TC, pero la RMN utiliza campos magnéticos en lugar de rayos X para formar una serie de imágenes transversales del organismo que muestran la existencia de cualquier anomalía. Se utiliza para detectar la progresión y/o expansión del cáncer de próstata fuera de la glándula prostática y facilitar así la decisión sobre el tratamiento.

¿Cuáles son las categorías del cáncer de próstata?

El cáncer de próstata se puede diagnosticar en una de las siguientes etapas:

  • Localizado: el cáncer está confinado dentro de la próstata.
  • Localmente avanzado: el cáncer se ha extendido hasta los tejidos que rodean a la próstata.
  • Avanzado: el cáncer se ha extendido hasta otras partes distantes del organismo (proceso conocido como metástasis y que puede implicar la diseminación del cáncer hasta órganos como los riñones, el hígado o los huesos).

A medida que crece el tumor, la naturaleza de las células cambia y el tumor se convierte en más peligroso. Se puede extender fuera de la glándula prostática e invadir los tejidos cercanos, como las vesículas seminales y los ganglios linfáticos (enfermedad localmente avanzada). La enfermedad también puede progresar con metástasis en lugares distantes del organismo, como los huesos.