Campaña medicina rural

Sábado, 13 Agosto 2022

Asocian enfermedad cardíaca con un peor funcionamiento de los procesos mentales

28/07/2008

Los autores de una investigación compartida entre Reino Unido y Francia sospechan de que esta asociación se deba a factores de riesgo compartidos, o de que la enfermedad cardiaca influya sobre la cognición a través del metabolismo cerebral

Madrid, 24 de julio 2008 (Europa Press)

Un estudio del Colegio Universitario de Londres (Reino Unido) y el Instituto Nacional de la Sanidad y la Investigación Médica de Francia, publicado en la edición digital de la revista 'European Heart Journal', constata que la enfermedad cardiaca coronaria está asociada con un peor funcionamiento de los procesos mentales como el razonamiento, el vocabulario y la fluidez verbal.

Estas conclusiones son importantes, según los autores del estudio, ya que como indican el deterioro de la cognición predice el inicio de la demencia y la mortalidad, mientras que la enfermedad cardiaca coronaria sigue siendo la principal causa de muerte en muchos países occidentales.

Según la directora del estudio, Archana Singh-Manoux, "es importante dilucidar el vínculo entre estas dos enfermedades. La prevalencia de demencia se eleva con la edad, doblándose cada cuatro a cinco años después de los 60, así que más de una tercera parte de la población mayor de 80 años es probable que tenga demencia".

El trabajo se ha realizado en 5.837 funcionarios británicos de mediana edad y también descubrió que cuanto más tiempo hiciera que se había diagnosticado la enfermedad cardiaca peor era la actuación cognitiva de la persona, sobre todo en el caso de los hombres.

La investigación forma parte del estudio 'Whitehall II', que comenzó en 1985 y que evaluaba los procesos mentales de 5.837 de los 10.308 funcionarios de Whitehall en Londres, que tenían 61 años. Midieron el razonamiento verbal y matemático, el vocabulario, la fluidez verbal, la memoria verbal a corto plazo y el estado cognitivo global mediante la miniexaminación del estado mental (MMSE, según sus siglas en inglés).

Los investigadores evaluaron los episodios de enfermedad cardiaca coronaria, incluyendo los infartos de miocardio no fatales y la angina. La fecha de las pruebas cognitivas fueron utilizadas para clasificar el primer episodio cardiaco en los pasados cinco años, entre los cinco y 10 años pasados o hacía más de 10 años.

Descubrieron que tanto en hombres como en mujeres, los antecedentes cardiacos estaban asociados con menores puntuaciones en razonamiento, vocabulario y estado cognitivo global en comparación con personas que no tenían precedentes cardiacos. En las mujeres, estos efectos se observaban también en la fluidez verbal.

Los hombres que habían tenido un episodio cardíaco hacía más de 10 años tenían las puntuaciones más bajas en razonamiento, vocabulario, fluidez semántica y MMSE. En las mujeres, el análisis fue en números más pequeños de eventos cardiacos, pero reveló una tendencia a menores puntuaciones en fluidez semántica si habían sido diagnosticadas hacía más de 10 años.

Los investigadores desconocen por qué existe un vínculo entre enfermedad coronaria cardiaca y mal funcionamiento cognitivo o cuáles podrían ser los posibles mecanismos causales. "Es posible que esta asociación se deba a factores de riesgo compartidos. También podría ser que la enfermedad cardiaca influya sobre la cognición a través del metabolismo cerebral o una menor perfusión cerebral", concluyó Singh-Manoux.