Campaña medicina rural

Miércoles, 5 Octubre 2022

Medicina rural en verano

“Algunos pacientes acuden a los consultorios con las cajas vacías de los medicamentos como si esto fuera un quiosco”

Médicos y Pacientes habla con tres facultativos avezados en entornos rurales para conocer cómo afrontan estos meses en los que se produce un aumento notable de población en esos territorios

Madrid 13/08/2022 medicosypacientes.com/ Miguel Soto
Las plazas que quedan vacantes para cubrir la asistencia sanitaria en los entornos rurales contrastan con el aumento de la afluencia de ciudadanos en estos mismos espacios durante el período vacacional.
 
La falta de médicos de atención primaria, la dificultad para cubrir las jubilaciones en este sector, la insuficiente demanda de los jóvenes para la especialidad de Medicina de Familia y, precisamente, ese incremento de residentes temporales en el entorno rural son algunos de los ingredientes de una receta imposible, algo que parece más preocupante cuando se conoce que el resultado de esa amalgama es la salud de todos. 
 
“Allí los recursos propios son escasos: no hay tiendas, las farmacias están lejos, los médicos acudimos una vez por semana en el mejor de los casos… En verano es una alegría ver los pueblos llenos, pero su atención es un reto para todos”, explica la Dra. De Santiago, médica de familia en el EAP de Cogolludo, consultorio de Espinosa de Henares del Servicio de Salud de Castillala Mancha (SESCAM). Una visión similar es la que tiene la Dra. Nuria Pascual, médica de familia del Centro de Salud de Almenara (Castellón) y representante de la medicina rural de la ciudad valenciana, quien señala la existencia de varias “connotaciones negativas” en el desarrollo de su labor durante el período de verano: “Muchas veces estás sola ante situaciones en las que en una zona urbana tendrías a un equipo detrás. En mi caso, es verdad que se queda corto porque en cada playa estamos hablando de entre 10 y 20 mil personas. Hacen falta muchas más manos”. 
 
Sin embargo, para el Dr. María-Tablado, miembro de la Comisión Local de investigación Sureste y antiguo representante del grupo de trabajo madrileño de medicina rural de la Sociedad Madrileña de Medicina de Familia y Comunitaria (SOMANFYC), esta situación resulta diferente: “En nuestra zona (este de Madrid), donde las fiestas se suceden desde mediados de julio, baja la atención curiosamente”. 
 
Por otra parte, la falta de reposición de sanitarios en entornos rurales resulta una problemática a largo plazo, el 28% de los médicos de atención primaria rural se jubilarán en los próximos 5 años, así como a corto: “En los últimos años es difícil encontrar quien nos supla y para disfrutar de las vacaciones acumulamos las tareas de nuestros compañeros”, lamenta la Dra. De Santiago.  Sobre esta falta de profesionales, la Dra. Pascual alude a que “en su día” no se realizó una buena planificación: “Falta una organización mejor y más ahora que la pandemia casi ha pasado y la gente no tiene miedo a viajar y ocupar sus segundas residencias o alquilar en vacaciones”. 
 
Otro de los inconvenientes que afectan al correcto desarrollo de estos profesionales en verano es que, al cambiar de comunidad de residencia, el acceso al historial de los pacientes se complica. “Una de las tareas pendientes del sistema público de salud es disponer de una historia clínica unificada común. Otra, la informatización de todo el sistema, incluidos los consultorios locales”, señala la médica del SESCAM. Para la facultativa del Centro de Salud de Almenara también supone un problema la falta de unificación en al acceso al historial de los pacientes: “Si llegan de un pueblo de Alicante o Valencia yo tengo todo su historial, pero si vienen de Madrid u otra comunidad no tengo acceso a nada. Además, a veces no vienen ni con el informe médico. Acuden con las cajas vacías de los medicamentos que necesitan como si esto fuera un quiosco”, explica. 
 
Según se desprende del primer estudio de medicina y el médico rural en la actualidad del CGCOM, casi nueve de cada diez médicos rurales corren con los gastos de su desplazamiento y no recibe partida presupuestaria para ello. Para la Dra. De Santiago, sería bueno que el sistema reconociera el desempeño de la profesión en lugares alejados de los hospitales, “tanto en méritos curriculares como en su remuneración”. 
 
Si en algo coinciden notoriamente los entrevistados es en la pésima tesitura en la que se encuentra la atención primaria: “Está en una situación compleja con muchos frentes mal cubiertos y mucha gente en posible jubilación. Se necesitan más médicos”, apunta el Dr. María-Tablado. En esta misma línea, la médica del SESCAM resalta la necesidad de “averiguar por qué los estudiantes de medicina no quieren ser médicos de familia y aún menos en un entorno rural. Es imprescindible identificar los problemas pronto y buscar soluciones”. Por su parte, la representante de los médicos rurales en Castellón apunta a una dejadez por parte de algunos mandatarios: “Creo que está en una situación deficitaria. Esto nos apena a los propios profesionales por no tener lo necesario para ejercer la medicina con la calidad adecuada. Me da la sensación de que la atención primaria no es un pilar de nuestra sociedad para algunos mandatarios, y se equivocan al no dirigir los recursos necesarios a este campo”. 
 
Sin embargo, a pesar de todos los inconvenientes y trabas que se encuentra para desarrollar su trabajo con normalidad, la Dra. Pascual destaca las grandes virtudes de trabajar en el entorno rural sin desunir los escollos existentes: “Es bonito, satisfactorio, gratificante, te despeja la mente, te gusta estar, pero todo te lo traes tú. Esto no nos quita las ganas de luchar a los que estamos al frente, pero a veces te desanimas”.  
 
Apoyo del CGCOM a la medicina rural
 
Desde el CGCOM se quiere alertar de la insostenible situación que vive la atención primaria en la actualidad, y especialmente la medicina rural. Por ello, desde la institución se pretende visibilizar los principales problemas que atañen a sus profesionales y que derivan en los pacientes. 'Medicina rural: más allá de la profesión' es el nombre de la campaña audiovisual que trata de visibilizar el trabajo de estos profesionales necesarios para el bienestar de los ciudadanos en las zonas rurales.