Viernes, 19 Abril 2019

Protestas en un congreso de Grünenthal

Afectados por talidomida reivindican el uso de genéricos para tratar sus efectos

La Asociación de Víctimas de la Talidomida en España (AVITE) ha reivindicado el uso de genéricos para tratar los efectos que produjo el medicamento del laboratorio Grünenthal hace décadas, a las puertas de un hotel de Murcia, donde se celebraba un congreso de médicos especializados en dolor

Madrid 08/07/2016 medicosypacientes.com
Afectados por la talidomida, durante una protesta ante el Congreso de los Diputados.

El presidente de esta asociación, José Riquelme, ha reivindicado el uso de medicamentos genéricos, en lugar de los fármacos que distribuye el laboratorio alemán para paliar los efectos que provocó la multinacional en los años 60 con su producto para tratar las náuseas durante el embarazo.

"A partir de ahora vamos a acudir a los diferentes congresos de médicos que se realicen en todas las provincias de España" y así empezar a desarrollar una "técnica agresiva de protesta" para pedir un "mejor trato hacia las personas afectadas por la talidomida", subrayó Riquelme, según declaraciones efectuadas a Efe.

Acudieron al hotel con varias pancartas en las que se podía leer "boicot al Grünenthal" o "piensen en nosotros" para que los médicos congregados tengan conocimiento de su situación y según pide la asociación "sólo receten genéricos".

En la actualidad, los afectados van a acudir al Tribunal Constitucional, ya que consideran que deben percibir una indemnización por los daños causados por Grünenthal y su fármaco, algo que el Tribunal Supremo les negó hace casi un año.

De los 55 países que en todo el mundo han registrado casos de afectados por la talidomida sólo dos, España y Portugal, han negado indemnizaciones a sus víctimas, según la asociación. 

La Organización Médica Colegial (OMC), consciente de la indefensión en que se encuentra este colectivo, tras años de sufrimiento y olvido, debido en parte a una “actitud negligente tanto de la Administración como de la compañía farmacéutica responsable”, se siente en la obligación de ayudar a los afectados ante la clara vulneración de los valores y principios que defiende la profesión médica y por el mandato deontológico de apoyar a las víctimas de la talidomida. Así lo expuso en un documento aprobado por la Asamblea General, en el que instaba al Estado español y a Grünenthal, a quienes considera responsables, a compensar a las víctimas de esta tragedia.