Campaña medicina rural

Lunes, 28 Noviembre 2022

Afectados por fibromialgia piden al SNS que aplique una nueva técnica biomecánica para “medir” el dolor

21/12/2010

La Asociación Fibromialgia de Navarra (AFINA) ha destacado que esta técnica "puede demostrar" que el dolor diario que sufre la persona afectada de fibromialgia "es real y limita su actividad diaria". Así, han añadido, se puede "poner fin a la incomprensión médica y social" que padecen las personas afectadas

Madrid, 20 de diciembre de 2010 (medicosypacientes.com)

La Asociación Fibromialgia de Navarra (AFINA) ha solicitado al Servicio Navarro de Salud que utilice una nueva técnica, la biomecánica clínica, para “medir” el dolor y valorar las limitaciones de las personas afectadas por esta enfermedad.

La asociación ha destacado que esta técnica "puede demostrar" que el dolor diario que sufre la persona afectada de Fibromialgia "es real y limita su actividad diaria". Así, han añadido, se puede "poner fin a la incomprensión médica y social" que padecen las personas afectadas.

Hasta ahora, los afectados, según ha indicado la asociación, acudían a los tribunales médicos para valorar la incapacidad "porque ninguna prueba utilizada por los médicos certificaba su dolor crónico y generalizado".

Por ello, AFINA ha reclamado al Servicio Navarro de Salud que "utilice la prueba biomecánica para valorar las afecciones crónicas caracterizadas por el dolor, como es el caso de la fibromialgia, que afecta a 2.900 personas en la Comunidad foral".

La prueba biomecánica utiliza distintas herramientas y programas informáticos para realizar un examen del paciente en movimiento, detectando el dolor y valorando las limitaciones que le provoca. La doctora Montse Pérez ha indicado que a diferencia de diagnósticos como análisis o escáneres, revela "alteraciones que no pueden ser bien evaluadas a nivel estático y supone un gran avance para valorar de forma objetiva el menoscabo funcional que provoca en una persona".

AFINA considera que la incorporación de esta técnica a la sanidad pública no sólo mejoraría la atención las personas afectadas por fibromialgia, sino que se puede aplicar a todas la enfermedades crónicas que se caractericen por el dolor, como problemas cervicales.