Campaña medicina rural

Sábado, 13 Agosto 2022

“El médico extranjero no puede llegar y ponerse directamente la bata”

04/07/2008

El presidente del Colegio de Médicos de Málaga propone la creación de un proceso de acogida al facultativo inmigrante y un plan de fidelización al profesional español para acabar con la “fuga de cerebros”.

Madrid, 18 de junio 2008 (Redacción)

El presidente del Colegio de Médicos de Málaga, el doctor Juan José Luque, ha solicitado, en rueda de prensa, la creación de un plan de choque que permita la fidelización del médico y evitar así la fuga de cerebros. Este plan debe pivotar en una serie de puntos básicos para el profesional, entre los que figuran: contratos estables y sueldos dignos; ampliación voluntaria de la edad de jubilación; eliminación del concepto de exclusividad; apertura de la bolsa histórica de médicos.

El máximo responsable de la entidad colegial malagueña también aludió a la problemática actual respecto a la homologación de títulos de especialistas, recordando que actualmente el Servicio Andaluz de Salud (SAS) está contratando a facultativos de procedencia extranjera sin que hayan homologado el título correspondiente, “como reconoció recientemente la propia consejera de Salud de la Junta de Andalucía”, en palabras del doctor Luque.

El presidente de los médicos malagueños insistió en los perjuicios de esta práctica y aprovechó para reivindicar el papel de los Colegios de Médicos como “inspector y controlador del ejercicio de la profesión médica”.

Acogida al médico extranjero

Para acabar con esta situación, el doctor Juan José Luque ha propuesto la creación de un proceso de acogida al médico extranjero en colaboración con la Administración andaluza que incluya cursos de idiomas, historia digital y funcionamiento del sistema sanitario público porque, a su juicio, “lo que no puede ser es que el médico que acaba de llegar se ponga directamente la bata blanca”.

Por su parte, el coordinador de la Asesoría Jurídica del Colegio de Médicos de Málaga, José Enrique Peña, insistió en que el SAS, al no exigir la colegiación obligatoria para aquellos médicos que trabajan en exclusiva en la Sanidad pública, “el Colegio no puede controlar que los médicos que trabajan en nuestra provincia tienen su título homologado.”

Para Peña, finalmente, “es una contradicción que la recién aprobada Ley de Sociedades Profesionales otorgue a los Colegios el control deontológico de las sociedades formadas por médicos y que, por otro lado, se les quite la potestad de hacerlo de manera individual a los facultativos del Servicio Andaluz de Salud”.