Campaña medicina rural

Domingo, 14 Agosto 2022

¿Qué es la onfalitis?

04/09/2009

La infección en el ombligo, denominada onfalitis , es un problema bastante frecuente también en los adultos. Sus síntomas suele ser enrojecimiento, hinchazón, mal olor, exudación… y en la mayoría de los casos su origen se encuentra en una higiene defectuosa

Madrid, 5 de septiembre de 2009 (medicosypacientes.com)

Descripción de la imagen

El ombligo (del latín umbilicus; en griego ónfalos), también llamado pupo - es la cicatriz que queda tras la rotura del cordón umbilical en el bebé. Esta depresión de la piel, que ha sido tabú durante muchos años en la sociedad occidental, también puede enfermar.

La onfalitis del adulto suelen ser localizada, de evolución lenta y crónica que, generalmente, se relaciona con la falta de una buena higiene del ombligo y aunque no es muy conocida esta patología, aparece con bastante frecuente. Asimismo, la onfalitis más conocida es la que presentan algunos recién nacidos que se produce por contaminación del cordón umbilical durante su sección o por deficientes cuidados postoperatorios, debido a la infección de los gérmenes causantes (Staphilococcus aureus y Streptococcus beta hemolítico) por los vasos linfáticos y sanguíneos de la zona.

Muchas veces los botones o tejidos de la ropa pueden irritar el ombligo y la zona que le rodea. Cuando el obligo nos molesta durante unos días, es importante acudir al médico de Atención Primaria para descartar otras anomalías y abordar cuanto antes el problema.

Los síntomas más comunes de la onfalitis son ombligo enrojecido, caliente, maloliente e hinchado (edematoso) por el que fluye un líquido e, incluso, en algunas ocasiones hasta pus.

El tratamiento consiste en una adecuada higiene del ombligo, junto con antibioterapia (el médico puede recetar pomada y/o antibiótico). Sólo en casos muy extremos se procede a un drenaje quirúrgico.

Onfalitis recurrente

La presencia de una onfalitis recurrente en un adulto con una buena higiene del ombligo, debe obligarnos a descartar la existencia de una patología subyacente, generalmente un cierre incompleto del uraco, aunque pueden existir otras causas como quiste epidérmico, hernia umbilical, endometriosis, etc.

La uracosinus es una anomalía congénita poco frecuente del uraco, un conducto que comunica la vejiga con el ombligo del feto, y que, normalmente, se obstruye en el momento del nacimiento sin dar ningún problema a lo largo de la vida.